La banca española (y el cliente) se juegan desde hoy 44.000 millones en los tribunales

El proceso para dirimir si el IRPH es abusivo arranca hoy en el Tribunal de Justicia de la UE

El proceso para dirimir si el IRPH es abusivo arranca hoy en el Tribunal de Justicia de la UE

Una vez más, el Tribunal de Justicia de la UE puede asestar un duro golpe a las entidades financieras españolas. Hoy ha comenzado la vista oral en el proceso contra los bancos que comercializaron préstamos hipotecarios con el polémico índice denominado IRPH como referencia. Una alternativa al euribor que dejó de utilizarse en 2013, pero que continúa vigente en el caso de las hipotecas suscritas antes de esta fecha. Este índice se calcula según el tipo medio de préstamos hipotecarios a más de tres años concedidos por las entidades financieras españolas para la compra de vivienda libre y las asociaciones de usuarios acusan a los bancos de falta de transparencia tanto el cálculo como en la información disponible para los consumidores.

Aunque el Tribunal Supremo español validó en 2017 la utilización del IRPH al considerar que se cumplieron los criterios establecidos por la ley, los afectados confían en que el alto tribunal enmiende la plana, una vez más, a la corte española. Ya sucedió cuando los magistrados de Luxemburgo fallaron a favor de la retroactividad total en las compensaciones por las denominadas cláusulas suelo. Se espera que la sentencia se conozca después del verano, pero el dictamen emitido por la Comisión Europea (CE) confirma que los clientes de las hipotecas no tuvieron a su disposición todos los datos de manera transparente, tal y como requiere la legislación europea. Según el Ejecutivo comunitario, las entidades financieras no informaban sobre las posibles evoluciones de este índice.

Para Goldman Sachs, si el alto tribunal europeo fallara en contra de las entidades financieras españolas, la factura podría elevarse a una horquilla entre los 7.000 millones y los 44.000 millones de euros. En términos absolutos, CaixaBank sería la más expuesta a la posible anulación del IRPH, lo que le costaría entre 1.775 y 11.250 millones. Santander y BBVA tendrían que devolver ambos entre 1.014 y 6.428 millones; Bankia, entre 406 y 2.571 millones; Sabadell, entre 355 y 2.250 millones; y Unicaja, entre 51 y 321 millones.

La corte de Luxemburgo tendrá que responder sobre si la utilización del IRPH puede declararse nula y, en ese caso, fijar la retroactividad (total o parcial) y el índice al que deberán quedar suscritas las hipotecas ya firmadas. Según los cálculos la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) este tipo de contratos son de media más caros que las referenciadas con el euríbor (un índice, también mucho más volátil), concretamente 1.000 euros al años por una hipoteca media de 150.000 euros a 25 años. Según Adicae, la devolución podría suponer unos 20.000 euros de media por hipoteca. La diferencia entre ambos índices se acentuó a partir del año 2009, cuando la severidad de la crisis fue el detonante para la bajada de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE). Aunque algunas entidades financieras están intentado llegar a acuerdo extrajudiciales con sus clientes, las asociaciones de consumidores aconsejan esperar hasta la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE para tomar cualquier tipo de decisión.

La mayoría de estas hipotecas se firmaron durante los años 2006 y 2007, justo antes del estallido de la burbuja en el sector de la construcción. País Vasco, Andalucía y Cataluña son las regiones con un mayor número de clientes afectados.