La CEOE pedirá a Báñez el «indulto» de algunas cotizaciones en especie

El Gobierno defiende el cambio legal porque ayudará a los pensionistas

Vales de comida
Vales de comida

El aumento indirecto de las cotizaciones va camino de convertirse en el primer quebradero de cabeza del año para la ministra Báñez. Si el pasado miércoles la CEOE ya exigió al Gobierno que retirara la medida que –desde el pasado 22 de diciembre– grava algunas retribuciones en especie, como los vales de comida o los pluses por transporte, ayer fue el propio presidente de la patronal, Juan Rosell, el que solicitó una reunión «urgente» con la ministra para tratar el asunto.

Según ha podido saber LA RAZÓN el encuentro todavía no tiene fecha, a pesar de las declaraciones de ayer del vicepresidente de los empresarios, Arturo Fernández, en las que esperaba que la reunión pudiera celebrarse entre ayer y el lunes. La realidad es que la patronal está presionando al Gobierno para introducir modificaciones en un decreto ley que, segun sus estimaciones, podría representar, «como mínimo un punto de cotización de la Seguridad Social».

Encuentros técnicos

A pesar de que el encuentro todavía tendrá que esperar, lo que sí podría producirse desde este mismo fin de semana son encuentros a más bajo nivel entre los técnicos del Ministerio de Empleo y las distintas organizaciones afectadas con la medida.

El revuelo mediático que ha provocado esta decisión ha molestado al Ejecutivo, que confiaba en resolver el asunto con los empresarios en privado. En este sentido, la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró ayer al término del Consejo de Ministros que la medida está pensada para proteger a los pensionistas. «Los ingresos de hoy en esas cotizaciones son las garantías de sostenimimiento de los pensionistas que están cobrando ahora», declaró. Además, Santamaría avanzó que Empleo está dispuesto «a hablar y a dialogar» sobre el decreto.

De forma menos medida y más virulenta se pronunció el secretario de Estado de la Seguridad social, Tomás Burgos, que denunció en unas declaraciones a Onda Cero que muchas empresas intentaban retribuir a sus trabajadores todo el salario de un día mediante pagos en especie, evitando así tener que cotizar por ello. «Lo que hacemos es integrar en la base de cotización una serie de conceptos que estaban convirtiéndose en auténticas vías de agua por la que muchas empresas trataban de retribuir el 100% del salario de un día a través de este tipo de instrumentos», aseveró. Asismismo, Burgos aseguró que algunas empresas han convertido esta vía en un «tipo de ingeniería retributiva» que les diseñaba una cotización «a la carta».