La conversión de temporales en indefinidos se dispara un 22%

Este tipo de contratos supera la barrera del medio millón por primera vez desde 2009

Este tipo de contratos supera la barrera del medio millón por primera vez desde 2009

La mejora del mercado laboral en España ha empezado ya a traducirse no sólo en más contratos, sino también de mayor calidad. Sólo el año pasado se convirtieron 582.026 contratos temporales en indefinidos. Esto supone un incremento del 21,6% en comparación con el año anterior, cuando estas conversiones sumaron 478.705 contratos. Según datos del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), recopilados por Randstad, la conversión de temporales supera la barrera del medio millón por primera vez desde el año 2009.

Cuatro años de subidas

Desde que en 2012 se registrase el dato más bajo de conversiones (395.882) en plena crisis económica, la cifra se ha ido recuperando y acumula ya cuatro años de subidas continuas. No obstante, el mayor ritmo de aumento interanual es el 21% de 2016. Los tres años anteriores, las alzas fueron creciendo desde el 1% de 2013, al 3,7% de 2014 y el 15% de 2015. En cualquier caso, las conversiones de temporales en indefinidos se encuentran aún lejos de los niveles anteriores a la crisis. En 2007 fueron más de 902.000 y en 2008 casi 780.000. Desde ese año, las caídas fueron constantes durante cuatro años, hasta 2012. El peor año fue 2009, con una caída de más del 33% en sólo doce meses.

Ahora, «la tendencia positiva de la conversión de contratos en indefinidos muestra que la contratación temporal es, cada vez más, una opción para que los profesionales españoles accedan a un puesto de trabajo estable», explica el director de relaciones institucionales de Randstad, Luis Pérez. Además, «supone un impulso que permite al trabajador aumentar su empleabilidad, su experiencia en el mercado laboral y su desarrollo profesional», añade.

Según el informe de Randstad, la conversión de contratos de duración indefinida aumentó en todos los tramos de edad, aunque es el colectivo de los trabajadores menores de 25 años el que mayor crecimiento de esta forma contractual experimentó, pasando de 58.881 conversiones en 2015 a las 75.889 durante el pasado año. Es decir, un alza porcentual del 29%. Los ocupados con edades comprendidas entre los 25 y los 45 años son los que registran una menor tasa de crecimiento (19%), pero se sitúan como el primer grupo de edad en conseguir este tipo de contratos en términos absolutos, con dos de cada tres conversiones.

Por nivel académico, los contratos convertidos a indefinidos realizados a trabajadores con formación universitaria se han incrementado un 57,7% durante los últimos cuatro años, superando las 110.000 conversiones en 2016. Este grupo de trabajadores representa el 19% de las conversiones realizadas el año pasado. También han aumentado entre los profesionales con estudios primarios, que aglutinan el 24,7% del total de transformaciones y cuyo peso se ha duplicado desde 2007. En el caso de los ocupados con estudios secundarios, la tendencia es a la baja, pues las conversiones a estos trabajadores se han reducido 15 puntos aunque sigue siendo el grupo con más porcentaje sobre el total, el 56%.

Por comunidades autónomas, Cataluña fue la región española que más transformaciones de temporales a indefinidos realizó en 2016 en valores absolutos, con más de 117.000. Le siguieron en el podio Madrid (95.297) y Andalucía (73.044). Estas tres regiones concentraron casi la mitad de las conversiones efectuadas el año pasado. En términos porcentuales, la Región de Murcia fue la comunidad autónoma con el mayor incremento, con un 29%. A continuación se situaron Can-tabria (+28%), y Asturias, Canarias y Baleares, con un 27% de aumento en los tres casos.