Economía

La economía de Cataluña desacelera

Aunque el crecimiento está por encima de la media prevista para España, 2,2 % este año y un 2 % en 2020, pierde más de un punto con respecto a 2017 por el procés independentista

Aunque el crecimiento está por encima de la media prevista para España, 2,2 % este año y un 2 % en 2020, pierde más de un punto con respecto a 2017 por el procés independentista

Publicidad

La economía catalana mantiene un ritmo de crecimiento en línea con el resto de España, pero dibuja una preocupante línea descendente desde que en el año 2017 lograra crecer hasta el 3,2%. BBVA Research, el servicio de estudios del BBVA, estima que la economía catalana, crecerá este año un 2,2 % -un punto menos que en 2017 y una décima menor que en 2018- y un 2 % en 2020, debido a la desaceleración de la demanda externa, y de la bajada de la actividad turística, de la industria y del consumo privado,

El banco estima que los acontecimientos que marcaron 2017 -los atentados terroristas de Las Ramblas y la crisis política abierta por el proceso independentista- han hecho que Cataluña haya perdido 30.000 afiliados a la Seguridad Social -en torno a un 1 % de la ocupación- que los que habría tenido en circunstancias normales, y esta brecha, apunta el informe, aún podría abrirse más durante los próximos meses.

Publicidad

En el primer semestre del año, la economía catalana podría estar evolucionando a un ritmo del 0,6 % trimestral, con un mayor dinamismo de Barcelona y su área metropolitana, pero en la segunda parte del año el BBVA estima que ese crecimiento podría desacelerarse.

Publicidad

Las previsiones apuntan a que Cataluña podría situar su tasa de paro por debajo del 10 % a finales de 2020, en concreto en un 9,8 %, y generar unos 126.000 empleos, aunque estas previsiones podrían cambiar si los condicionantes políticos vuelven a tensarse por culpa de los movimientos secesionistas.

El economista jefe para España y Portugal de BBVA Research, Miguel Cardoso, da por supuesto que un nuevo anticipo electoral en Cataluña tendría un "efecto negativo"sobre la economía catalana, como sucede con cualquier proceso electoral, ha comentado. Con todo, cree que tanto el precio del petróleo y el cambio euro/dólar se mantendrán previsiblemente estables, y que ello, combinado con el mantenimiento de la política monetaria expansiva, favorecerá a una economía como la catalana, que aporta el 25% de las exportaciones del Estado.

En cuanto al turismo, BBVA Research destaca que Cataluña ha logrado "una recuperación relativamente importante del turismo extranjero"después de los acontecimientos de 2017, aunque no ha conseguido volver a las cifras de antes de la crisis política y advierte de que existen riesgos globales que podrían afectar a una economía como la catalana, como las tensiones comerciales entre EEUU y China o la salida británica de la UE, así como otros de carácter local, como la política económica en España. En este punto, argumenta que existe "incertidumbre"tanto por las políticas que aplicará el nuevo Gobierno como por la situación de presupuestos prorrogados que caracteriza a Cataluña.

Publicidad

Entre los retos de futuro de la economía catalana, el BBVA menciona el de aumentar la especialización en servicios de alto valor añadido y llevar a cabo las reformas necesarias para reducir las vulnerabilidades de esta economía.