La independencia le costaría a Cataluña 28.000 millones, el 14% de su PIB

Ceprede calcula que la caída de exportaciones reduciría un 18% su riqueza. La desaparición del déficit fiscal le aportaría un 4%

Manifestación independentista en Barcelona.
Manifestación independentista en Barcelona.

Aunque los independentistas siguen defendiendo que la secesión de Cataluña le aportaría pingües beneficios económicos, casi todos los estudios académicos coinciden en que los costes serían mucho mayores que los beneficios que le aportaría. El último en realizar una estimación ha sido el Centro de Predicción Económica (Ceprede). Este instituto, vinculado a la Universidad Autónoma de Madrid con el apoyo de la Cámara de Comercio de Madrid y diversas fundaciones, sostiene que, de independizarse, Cataluña podría perder de entrada hasta el 14% de su PIB, lo que en términos nominales equivale a casi 28.000 millones de euros.

El resultado de su estimación es la diferencia que resulta de restar a los posibles beneficios que le aportaría a Cataluña su independencia los costes. En la parte de las ganancias, Ceprede coloca la desaparición del déficit fiscal. En el escenario más favorable, el centro calcula que el saldo podría acercarse al 9% del PIB. No obstante, según los cálculos oficiales de las balanzas fiscales, el beneficio se limitaría al 4% del PIB, advierte el análisis.

El problema para Cataluña es que este potencial beneficio del 4% no alcanza para compensar las hipotéticas pérdidas, que pueden llegar hasta el 18% de su PIB. El principal coste que enfrentaría la comunidad serían la posible caída de las exportaciones al resto de España, bien por el llamado “efecto frontera” -mayor propensión a comerciar con el país propio- o bien por el boicot a los productos catalanes.

“La aportación actual de las exportaciones que llegan al resto del territorio nacional se situaría en torno al 36% del PIB catalán, mientras que el efecto frontera podría suponer una reducción de entre el 30% y el 50% del comercio según las experiencias previas de secesión en el este europeo, el equivalente a entre el 11% y el 18% del PIB catalán”, advierte Ceprede.

Problemas de liquidez

El centro atisba también, aunque no se atreve a cuantificarlo en términos de impacto en la riqueza, un complejo escenario de liquidez para una Cataluña independiente. Como ha advertido la Unión Europea, su separación de España implicaría su salida automática del euro.

“Una posible salida de la moneda única podría inducir movimientos de deslocalización de entidades financieras que, de otro modo, no podrían acudir a los recursos de liquidez del Banco Central Europeo, ni podrían utilizar activos financieros financieras del nuevo estado como garantías colaterales para adquirir dicha liquidez”, asegura el informe. “Esta deslocalización de entidades financieras podría provocar un efecto de reducción de la oferta monetaria en Cataluña como consecuencia de una disminución de depósitos y otros activos líquidos”, concluye.