MENÚ
martes 20 agosto 2019
11:15
Actualizado

La innovación, polo de atracción del buen talento

Es el reto estratégico más relevante al que se enfrentan los CEO. La obra «El líder ante la innovación» desvela las claves de este gran «tsunami», clave para la competitividad de las empresas

  • dreamstime
    dreamstime

Tiempo de lectura 4 min.

15 de julio de 2019. 11:24h

Comentada
Rosa Carvajal 16/7/2019

ETIQUETAS

La innovación está de moda. Basta con teclear el término en Google para que el buscador nos devuelva más de 147 millones de referencias sobre el tema. La innovación se ha convertido en el gran factor diferencial de toda empresa que aspire a seguir siendo competitiva en los actuales mercados globales y cambiantes. El capital no lo es todo. Las compañías más innovadoras del mercado ya han entendido que su factor más preciado es llevar al mercados soluciones reales a problemas reales de las personas. Estas son algunas de las conclusiones que el experto en innovación Tommaso Canonici, «managing» director de Opinno Europa y el especialista en liderazgo Antonio Núñez, comparten en su libro «El líder ante la innovación». Una obra que pretende ser una guía práctica para todos aquellos CEO, altos ejecutivos y consejeros que quieran iniciar el largo viaje hacia la innovación en sus negocios.

El libro recoge testimonios que narran en boca de sus protagonistas las experiencias en materia de innovación de compañías como IBM, Google, Bankia, Ikea y otras muchas. Canonici explica que hoy en día las compañías no adolecen de falta de financiación financiera. «Lo que el inversor busca son empresas que generen valor, que sean capaces de innovar. Las compañías más innovadoras del mercado ya han entendido que su factor más preciado no es el capital que generan, sino su capacidad para llevar al mercado soluciones reales a problemas reales de las personas. Se trata, en definitiva, de anteponer el cliente y su experiencia al volumen de caja». Según los autores, las compañías que invierten en innovación incrementan el valor de su acción un 27%. «En otras palabras, las empresas tienen que dejar de obsesionarse con los planes de eficiencia y con la búsqueda, acumulación y optimización del capital sin más», subraya Canonici.

Surfear de modo constante

Los líderes tienen mucho que decir en este cambio de paradigma. Steve Jobs decía que aquello que distingue a un verdadero líder de los demás es la innovación. «El mayor bloqueo a la innovación está en los consejos de administración. Solo el 2% de los consejeros tiene que ver con la tecnología. La mayoría viene del mundo financiero y si no se es un firme creyente de la innovación asistimos a un cortocircuito», añade Canonici. «Es algo así como estar surfeando permanentemente sobre una ola de seis metros sin dejar de otear la orilla y de analizar cuanto sucede en ella. Una forma de liderar solo apta para personas con enormes dosis de humildad, resiliencia y corazones a prueba de bombas», destaca Núñez.

La figura del líder se convierte, así, en el gran catalizador e impulsor de la innovación en las empresas. «Se trata de un reto monumental, en el que el CEO deberá luchar con todas sus fuerzas para romper con una serie de inercias productivas», concluyen los autores del libro.

Es la llave para mantener una organización competitiva. Hoy las compañías logran diferenciarse de sus competidores a través de la innovación. «Innovar no es inventar. La invención es una idea, mientras que la innovación es una idea que aporta valor. Hoy la mayoría de las organizaciones están en un proceso de invención continua, pero pocas han logrado realmente innovar de forma sostenible», apunta César González-Bueno, consejero delegado de ING en España y Portugal. El ADN de la empresa innovadora está compuesta de cuatro elementos, explica Canonici. «Está conectada con el ecosistema para anticiparse a las tendencias, está centrada en los clientes, es ágil y tiene cultura innovadora». Pero siguen existiendo barreras. Los CEO consultados mencionan la cultura, la falta de implicación de los líderes y el miedo al fracaso. «La falta de implicación del líder es un virus letal para la innovación, hasta el punto de que ésta será inviable a menos que ocupe un lugar privilegiado en la agenda del primer ejecutivo», subraya Fuencisla Clemares, directora general de Google para España y Portugal. «Generar esta cultura en la organización es una condición indispensable y el germen necesario para que ésta se oriente a la generación de nuevas ideas y soluciones. Es fundamental para que las personas pierdan el miedo a expresarse y entiendan que no existen ideas estúpidas sino personas que no saben escucharlas. Como dice Ferrán Adrià: “Sabes que estás innovando cuando los demás no lo entienden”». Por tanto la innovación corporativa solo puede ser operada desde un cambio de cultura profundo y transversal. Y en este cambio de mirada, el CEO es la figura más importante, recalca Tobías Martínez, CEO de Cellnex Telecom. «El mueble de Ikea necesita a una persona motivada que se arremangue y ponga manos a la obra un domingo por la tarde. El CEO, con su ejemplo, su compromiso y entusiasmo, es la última pieza. La gran palanca de la empresa innovadora».

En todo proceso de innovación el talento es una pieza clave. «Es esencial que el CEO marque el tipo de talento que precisa la compañía, y que recuerde a los encargados de encontrarlo que los Messi y Ronaldo de la innovación no son coleccionistas de títulos universitarios, sino profesionales que saben hacer su trabajo y, sobre todo, que consiguen que los demás también hagan muy bien el suyo. Los profesionales de la innovación suelen ser personas incómodas y a menudo hay quien no les perdona su irritante tendencia a “salirse del tiesto”. El CEO debe asegurarse de que les dejan actuar», destaca Pedro Moneo, fundador y CEO de Opinno.

Últimas noticias