Actualidad

La mitad de los nuevos ocupados son jóvenes

La Razón
La RazónLa Razón

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que publicará hoy el Instituto Nacional de Estadística, correspondientes al segundo trimestre del año, no sólo podrían ser los mejores desde 2005 –cuando el desempleo cayó en 154.300 personas en el mismo trimestre, dejando la tasa de paro en el 9,33%–, a la espera de la confirmación del INE, sino que suponen el punto de inflexión definitivo en la destrucción de empleo con una incidencia especialmente positiva entre los más jóvenes, que suponen más de la mitad de los trabajadores que encontraron empleo en los últimos tres meses, según los datos que manejan tanto las empresas de trabajo temporal como los autónomos.

De acuerdo con, las proyecciones de ambos sectores, la EPA reflejará la creación de mucho empleo joven –entre el 50% y el 60% del total– y también un nuevo empujón a las actividades por cuenta propia que, de confirmarse en el tercer trimestre del ejercicio, podría llevar a que 2013 acabe plano en el terreno laboral, con balance cero en cuanto a la destrucción de empleo. Y lo que es más importante y que resaltan los analistas consultados por LA RAZÓN: hay un claro frenazo en la destrucción de empleo de forma desestacionalizada. Es decir, al margen de los vaivenes de las temporadas turísticas o agrícolas, lo que indica que «en el mercado laboral los deberes se están haciendo bien».

La afirmación llega con el aval de que, a pesar de que el PIB ha proseguido su caída en el segundo trimestre del año –apenas un 0,1%, cuatro décimas menos que la desaceleración registrada entre enero y marzo–, el paro registrado podría reducirse en cinco décimas. Los expertos consideran que, de cumplirse las previsiones de crecimiento del Gobierno para 2014 (0,5%), las modificaciones de la reforma laboral podrían llevar a la creación de empleo neto.

Según los datos de Asempleo, la patronal de las Empresas de Trabajo Temporal, la EPA arrojará la mayor corrección de los últimos años en un mes de junio, lo que se traduciría en una reducción del paro registrado del entorno de las 130.000 personas (lo que dejaría la tasa de desempleo en el 26,73%). El incremento de la afiliación entre abril y junio (212.600) podría traducirse en un aumento de la ocupación en la EPA de 94.000 personas.

Del incremento mensual de afiliados, la mitad (12.400 personas sobre 26.000) procede del régimen de autónomos, que se está convirtiendo en una de las principales herramientas en ramas vinculadas a los servicios profesionales, técnicos y financieros a la que están recurriendo especialmente jóvenes que se acogen a la tarifa plana de 50 euros puesta en marcha por el Ejecutivo. De hecho, remarca Asempleo, de las 10.000 nuevas empresas inscritas en la Seguridad Social, la mayoría tiene menos de 5 trabajadores.

El balance del segundo trimestre arroja 212.600 nuevos afiliados –según las ETT– frente a los 125.300 del mismo periodo del año precedente (siendo los positivos resultados registrados el pasado mes de mayo claves para este dato agregado) y 271.500 parados menos frente a los 135.600 que abandonaron esta situación en el mismo trimestre del año anterior.

Por su parte, desde la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) las previsiones apuntan a que la EPA podría arrojar un descenso del paro significativamente superior a los 130.000 desempleados gracias a la fortaleza del empleo por cuenta propia, que ha generado en el primer semestre del año 47.309 trabajos. Así se ha pasado de 752.063 personas que trabajaban para un autónomo en diciembre de 2012 a 799.372 en junio de este año.

Además, del incremento de 17.624 nuevos autónomos en el primer semestre, el 48,6% corresponde a extranjeros, lo que significa que uno de cada dos nuevos autónomos es foráneo. Las medidas del Gobierno parecen haber animado a este colectivo. El 21% prevé mejorar su facturación en los próximos meses, mientras que el 13% cree que elevará sus beneficios y el 7% piensa que podrá incrementar sus plantillas, según un informe del Grupo AXA, donde se destaca que las pymes y los autónomos creen que lo peor de la crisis ya ha pasado.