Economía

La secesión le costaría a Cataluña 720.000 empleos y el 25% del PIB el día después de consumarse

Según Pablo Casado, el paro en la comunidad catalana ascendería de golpe un 30%. Cifra en 1.033 millones lo que ha dejado de ingresar la economía catalana desde la declaración fallida de independencia.

Pablo Casado cifra que el paro en la comunidad catalana ascendería al día siguiente 30%. Cifra en 1.033 millones lo que ha dejado de ingresar la economía catalana desde la declaración fallida de independencia.

Publicidad

1.033 millones. Esa es la factura que tendrán que pagar empresas y ciudadanos -no solo en Cataluña- por las pérdidas acumuladas por la economía catalana desde la Declaración Unilateral de Independencia que llevó a cabo el expresidente Carles Puigdemont, en octubre de 2017, la mayor parte de ellas acumuladas en los sectores industrial, textil, comercio y turístico.

Esas son las cifras que maneja el Partido Popular, que a través de su presidente, Pablo Casado, ha iniciado una campaña para trasladar a la opinión pública una situación política que está maltratando la economía catalana y que puede poner en jaque también la española.

Según el máximo dirigente del PP, la pérdida del PIB de Cataluña asciende a 457 millones de euros y crece un 1,5% menos que antes del referéndum. La industria cae un 0,6% cuando antes de 2017 crecía un 5% y el Índice de Producción Industrial (IPI) ha descendido un 24%. “Esto es un drama total", expresó Casado en los desayunos Informativos de Europa Press. El día antes , en Toledo, ya había augurado que en el caso de que Cataluña consiguiera la independencia, “el PIB caería una cuarta parte de forma inmediata y se perderían de golpe 720.000 puestos de trabajo”, lo que elevaría la tasa de paro al triple actual en la región hasta el 30%.

Sólo en la última semana, desde que se produjo la sentencia del procés, la pérdida diaria por las movilizaciones y los cortes de carreteras ha ascendido a 25 millones de euros diarios y 8.000 empleos destruidos. Según Casado, a esto hay que sumar la pérdida de 100.000 millones de facturación empresarial; 200.000 turistas menos, que dejan de aportar 320 millones de euros al sector; más de 4.100 empresas que han huido de la comunidad y que la disolución de empresas ha aumentado un 42%.

Publicidad

Según recoge Europa Press, el dirigente del PP también ha advertido durante su intervención de que las cifras macroeconómicas no están siendo buenas y ha criticado el "negacionismo"del Gobierno de Pedro Sánchez, que ha comparado con el del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Y advierte de que el planteamiento que está haciendo el Ejecutivo es de "recetas suicidas"por la intención de pactar los Presupuestos Generales del Estado con Podemos. En este sentido, ha precisado que la carga impositiva que preveían los que pactó a principios de año con la formación morada suponían un aumento de 7.000 millones en la carga fiscal. Asimismo, ha criticado que las 370 medidas que presentó el PSOE suponían 30.000 millones más de gasto público, que no ha incluido en la memoria económica que ha enviado a Bruselas, pero sí está contando en la campaña electoral. "Sería un infierno fiscal".