La troika «indulta» a unos 12.500 funcionarios griegos

Exige acelerar los ajustes para desbloquear otros 8.100 millones

atenas- El Gobierno de Grecia ha acordado este fin de semana con la troika –la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional– la reducción del plan de ajuste del funcionariado a la mitad, en el marco de las negociaciones para desbloquear el siguiente tramo del rescate, de 8.100 millones de euros. Atenas ha logrado rebajar de 25.000 a 12.500 los funcionarios que tendrán que acogerse al plan de movilidad laboral, una condición sine qua non de los acreedores internacionales para mantener abierto el grifo de financiación del segundo rescate a Grecia, concedido en marzo del año pasado, de hasta 130.000 millones de euros.

El rescate, hoy en el Eurogrupo

A cambio, el Gobierno del primer ministro conservador, Antonis Samaras, tendrá que acelerar el ajuste y concluirlo en ocho meses en lugar de en doce. Así, el Eurogrupo estudiará hoy el principio de acuerdo cerrado entre la troika y Atenas. «Está cerrado, no habrá más reuniones sobre el sector público. Todo lo que falta es que el Eurogrupo dé su aprobación», señaló el ministro de Reforma Administrativa, Kyriakos Mitsotakis, satisfecho con el resultado de las negociaciones. Este plan de ajuste contempla despidos temporales y una reubicación progresiva a otros puestos, según las bases difundidas por la Prensa griega. Aunque las leyes griegas prohíben el despido de funcionarios, el Gobierno ya ha dejado entrever que es posible que trabajadores que sean incluidos en este plan se vean abocados al despido. De los 12.500 funcionarios, 5.000 serán personal perteneciente a las corporaciones locales, como guardias y efectivos de limpieza, además de 3.500 policías municipales y 2.000 trabajadores del sector educativo, según fuentes citadas por el diario griego «Kathimerini». El resto pertenecerá a la reestructuración de los ministerios y departamentos.

El Bundesbank: «El BCE no puede resolver la crisis»

El presidente del Bundesbank y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Jens Weidmann, advirtió ayer de que la institución no puede resolver por sí sola la crisis de la eurozona, tres días después de que el BCE anunciara que se mantendrían los tipos de interés en mínimos históricos. «La política monetaria ya ha hecho mucho para absorber las consecuencias económicas de la crisis, pero no puede resolver la crisis», señaló Weidmann.