La UE desmonta el optimismo de Sánchez

La Comisión Europea recorta cuatro décimas el crecimiento para 2019 y 2020 y avisa de un desvío del déficit de 3.600 millones.

El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, junto a la comisaria de Competencia, Vestager
El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, junto a la comisaria de Competencia, Vestager

La Comisión Europea recorta cuatro décimas el crecimiento para 2019 y 2020 y avisa de un desvío del déficit de 3.600 millones.

Desde que se convocasen nuevas elecciones generales para tratar de salvar la situación de bloqueo que atraviesa España desde hace meses, la obsesión de Moncloa ha sido dejar fuera del debate la economía y minimizar todas las señales de alarma que han saltado sin cesar en los últimos meses. Sin embargo, el plan de Pedro Sánchez ha saltado por los aires en apenas 48 horas, con la cita con las urnas ya a la vuelta de la esquina. Primero fue el paro, con los peores datos del mercado laboral desde 2012, cuando la crisis asolaba España. Ahora es la Unión Europea, que hoy bajará de su nube al Gobierno en funciones recortando drásticamente sus previsiones de crecimiento.

Bruselas rebajará previsiblemente cuatro décimas los cálculos del Producto Interior Bruto (PIB) español para este año, dejándolos además muy por debajo de las estimaciones que mantiene aún el Ejecutivo socialista. Según adelantó anoche «El Mundo» en su edición digital, la Comisión dejará en el 1,9% el crecimiento de España en 2019, frente al 2,3% que preveía anteriormente. Esto supondrá un «hachazo» de casi 5.000 millones de euros en el crecimiento, que a buen seguro comprometerá el cumplimiento de los compromisos de déficit adquiridos con Bruselas. Además, pone en el punto de mira las intenciones presupuestarias de un hipotético nuevo Gobierno de Sánchez, que ya ha anunciado sus deseos de poner en marcha un fuerte incremento del gasto, unido a una masiva subida de impuestos a las empresas y a las rentas más altas, pese a la fuerte desaceleración que está sufriendo la economía española.

De hecho, la revisión de la UE contempla también que el agujero en las cuentas públicas ascenderá hasta el 2,3% del PIB, lo que equivale a unos 28.000 millones de euros. Por el contrario, desde el Ministerio de Economía defendían hasta ahora un déficit en 2019 en torno al 2%. Esto supone un desvío de 3.600 millones respecto a los cálculos de Bruselas. Las malas noticias se mantienen además para 2020, pues se recorta también en cuatro décimas la previsión de crecimiento, hasta dejarla en el 1,5%.