Actualidad

Las eléctricas defienden la legitimidad de la subasta

La Razón
La RazónLa Razón

El presidente de la patronal de las grandes eléctricas, Eduardo Montes, aseguró ayer que él «no es consciente» de que la subasta eléctrica, celebrada el pasado jueves, fuera «sustancialmente diferente de otras». Estas declaraciones tienen lugar después de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) decidiese en la madrugada de ayer invalidar la subasta que se saldó con una subida del 11% en la tarifa eléctrica, así como un encarecimiento del precio de la energía del 26,5%.

En lo que respecta al procedimiento de la subasta, que el Gobierno espera modificar antes de final de año, el presidente de la patronal eléctrica apuntó que podría tratarse de un algoritmo de cálculo basado en los días anteriores y posteriores a la puja. En este sentido, Montes destacó que repetir la subasta no garantiza que el precio «vaya a ser realmente inferior». «Depende del algoritmo, es muy difícil saber lo que va a pasar», apostilló.

«Todo el mundo es culpable de algo pero a nosotros se nos hace culpables de cosas que no tenemos tanta culpa», lamentó Montes. Ya que, según explicó, una buena parte de los ofertantes que concurren a la Cesur no son eléctricas –éstas apenas representan el 10%–, sino que se trata de brokers, compañías financieras o empresas constructoras. En esta línea, mostró su preocupación por la «demonización» a la que se está sometiendo a las compañías eléctricas y recordó que la bajada del precio de la luz del 9% en el mes de abril no despertó las sospechas ni de la CNMC ni de los consumidores.

Oligopolio eléctrico

El «tarifazo» no sólo ha despertado reacciones en España, desde Bruselas el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, aseguró que el sector eléctrico español «tiene todavía en cierto modo las malas prácticas de antiguas empresas públicas con monopolio». Y subrayó que, aunque «en España nunca ha habido monopolio, sí ha habido un oligopolio clarísimo de las empresas eléctricas». Cuestionado por la decisión de la CNMC de no validar la subasta, Almunia aseguró «no conocer los detalles», aunque reconoció que «en España se paga más que la media europea».

Desde las organizaciones de consumidores se instó al Gobierno a actuar para acabar con las sucesivas subidas del recibo de la luz. «El sector eléctrico tiene que ser intervenido hasta donde haga falta para acabar con la gran estafa de la liberalización para los consumidores», declaró el portavoz de Facua, Rubén Sánchez. Asismismo, apostó por la vuelta a una «tarifa absolutamente regulada».

Las eléctricas notaron el golpe en Bolsa, con caídas generalizadas. Endesa lidero los recortes con un descenso del 2,71%, mientras que Gas Natural se dejó un 2,49%. Enagás, Red Eléctrica, Iberdrola y Acciona perdieron entre el 1,8% y el 0,3%.