Las pensiones subirán el IPC más el 0,5% en tiempos de bonanza

El PP elevará un cuarto de punto el tipo máximo de revalorización para reforzar «el poder adquisitivo de los jubilados» cuando la Seguridad Social tenga superávit

La Razón
La RazónLa Razón

En solitario, sin el apoyo de ningún grupo de la oposición, el Gobierno decidió elevar ayer el tope máximo de revalorización de las pensiones en tiempos de bonanza económica al IPC más el 0,5%, una mejora notable sobre la cuantía inicial que figuraba en el proyecto de ley de reforma de las pensiones, que recogía un incremento del IPC más el 0,25%. La enmienda figura dentro del paquete presentado por el Ejecutivo para perfilar la futura legislación reguladora del factor de sostenibilidad (que vincula las pensiones a la esperanza de vida) y el índice de revalorización de las pensiones y era la respuesta del Grupo Popular a una enmienda conjunta con UPyD, que la formación de Rosa Díez finalmente rechazó. Por este motivo, la enmienda no se llegó a votar en el curso del debate en el Congreso de los Diputados.

El proyecto de ley fue aprobado por la Comisión parlamentaria de Empleo con el único respaldo de los populares y esta variación será introducida en el proyecto de ley a través de una enmienda del Grupo Popular en el Senado.

Desde el próximo año, las pensiones no se revalorizarán sólo en función del IPC, sino de un nuevo índice vinculado también a los gastos e ingresos del sistema, con un tope mínimo de subida del 0,25% que no sufre modificación alguna. Desde el Gobierno se destacó que la razón de esta enmienda es «reforzar el compromiso con el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones».

La ministra de Empleo aseguró desde Huelva que la reforma supone que «el barco de las pensiones siempre permanecerá a flote, que las pensiones de hoy se pagarán y también las de mañana». Báñez consideró que este avance transmite «tranquilidad y confianza» a los pensionistas españoles porque «las pensiones subirán siempre». «Cuando haya crisis y lo estemos pasando mal, lo harán al menos un 0,25%; y cuando la economía vaya normal y crezcamos, subirán incluso por encima del IPC hasta un 0,50 %». Según la ministra, este cambio potenciará la ganancia de poder adquisitivo de los pensionistas en periodos de bonanza.

El Factor de Revalorización se calculará de acuerdo a una fórmula que tendrá en cuenta la tasa media de inflación y un segundo componente que refleja cuánto crece la tasa media de incremento real de los ingresos del sistema de la Seguridad Social por encima del número de pensiones y del efecto de sustitución. El crecimiento económico prolongado hace que este segundo componente sea positivo y permita la subida máxima de las pensiones planteada por el Ejecutivo: el IPC más el 0,5%.

Desde 2010, las «nóminas» de los pensionistas no habían hecho más que adelgazar para hacer frente al día a día y a la escalada de precios. Sin embargo, la situación se revertirá gracias al escenario más probable de inflación de este mes (que es el que se utiliza para calcular la desviación sobre el IPC), que se situará previsiblemente en la franja del 0,5% (en octubre se situó en el -0,1%). En este supuesto, la ganancia de poder adquisitivo para los pensionistas podría superar los 1.000 millones de euros (aproximadamente 115 euros de media por prestación).

Según las estimaciones, en ese supuesto, las pensiones de hasta 1.000 euros obtendrán 780.978 millones en capacidad adquisitiva, mientras que las superiores a 1.000 euros ganarán 265.997 millones. En total, con un IPC en el 0,5%, estas prestaciones se revalorizarán unos 1.046 millones de euros con respecto al coste de la vida.

Todas las pensiones ganarán poder adquisitivo (por encima del IPC) si la inflación queda en noviembre por debajo del 1%. Si en este momento el sistema de la Seguridad Social tuviera superávit, los pensionistas verían revalorizadas otros 115 euros sus prestaciones.

El Grupo Popular propone además que las pensiones de supervivencia –viudedad y orfandad– sean progresivamente financiadas por el Estado. Asimismo, el Ejecutivo ha propuesto elaborar cada cinco años un informe sobre los efectos de la ley en la suficiencia de las pensiones de la Seguridad Social, estudio que se presentará a los agentes sociales y al Congreso de los Diputados.

Los actuales 9 millones de pensiones llegarán a 15 millones en el año 2050.