Economía

Las pymes, decisivas para alcanzar la sostenibilidad

El 99,8% de las empresas de nuestro país pertenece a este colectivo, por lo que su colaboración resulta fundamental si se pretenden alcanzar los Objetivos del Desarrollo Sostenible

Las pymes representan una parte fundamental de la estructura económica española. Y es que, según apuntan desde la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), el 99,8% del total de las empresas de nuestro país son pymes, y aglutinan más del 70% del empleo. Por este motivo, cualquier compromiso del sector privado para el cumplimiento de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible pasa, inevitablemente, por este modelo empresarial. «El compromiso de las empresas de menor dimensión con el desarrollo sostenible nace no sólo porque es lo correcto, sino porque existen sólidos argumentos ligados a retos y oportunidades que determinarán el conjunto de las inversiones futuras de estas empresas», señalan desde Cepyme.

Publicidad

Asimismo, un entorno de desarrollo sostenible a largo plazo en materia económica, social y medioambiental es, para esta organización, el mejor garante de rentabilidad, además de muy necesario para impulsar a las empresas e inversores. «El apoyo de las pymes al desarrollo sostenible es consustancial a su ámbito de actividad, ya que genera nuevas oportunidades de negocio, promueve la innovación y mejora la reputación de la empresa», explican. Además, subrayan que adoptar medidas que favorezcan el alcance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) permite a las compañías reforzar las relaciones con sus grupos de interés, favoreciendo la motivación entre empleados, la retención del talento y generando credibilidad en clientes, inversores y proveedores, lo que impulsa una mayor eficacia operativa.

«La insostenibilidad del modelo productivo y ambiental no es algo del futuro, sino del presente, y las empresas han de ser parte de la solución», dice Cristina Sánchez, directora en funciones de la Red Española de Pacto Mundial, quien destaca, a su vez, que la falta de acciones urgentes y de cambios de modelos agravarán la urgencia climática, el empeoramiento del aire, la calidad de los alimentos o la contaminación del mar o la salud de las personas y el respeto a sus derechos. «La situación es de urgencia y, por ello, ha habido una fuerte movilización de muchas empresas», añade. Y es que el 80% de las empresas miembros del Pacto Mundial de las Naciones Unidas están tomando medidas para promover los ODS. «Los directores generales están incorporando cada vez más la sostenibilidad corporativa en todas las estrategias y operaciones de sus empresas y se comprometen públicamente con ellas, si bien todo esto no es suficiente y habría que hacer más», indica Sánchez.

Sin embargo, por su contexto específico, las pymes se enfrentan a una serie de retos que las diferencian de las grandes compañías. «Entre las principales barreras que encontramos a la hora de que haya una mayor respuesta por parte de las pymes al desarrollo de estrategias de sostenibilidad, podemos destacar la ausencia de liderazgo, por falta de comprensión por parte de la alta dirección de estas empresas del rol que pueden desempeñar y de la importancia que tiene que todos rememos en la misma dirección», explica Ana Herrero, directora de Proyectos y Servicios de Forética.

«No podemos olvidar tampoco la limitación de recursos, humanos y económicos», dice Herrero. «Ni tampoco la falta de conocimiento por parte del mercado», ya que, si bien la demanda de estos aspectos, según los expertos, cada vez es mayor, la gran parte de los consumidores finales sigue primando el precio «por encima de aspectos como la responsabilidad, la calidad o el respeto por el medio ambiente».

Publicidad

El consumidor como cómplice

Publicidad

Desde Forética, se muestran totalmente convencidos de que ser una empresa responsable

con el medio ambiente y comprometida con el desarrollo sostenible no sólo mejora su imagen, sino también sus balances. Y es el compromiso con la sostenibilidadrepercute de manera directa en la decisión de compra de los consumidores y, en consecuencia, en el balance de negocio de una compañía. «Las empresas, y especialmente las pequeñas y mediana, deben sintonizar con los valores de los consumidores, que están teniendo en cuenta productos y servicios responsables desde un punto de vista amplio», explican. En definitiva, en los nuevos modelos de negocio, las empresas necesitan, ante todo, la complicidad de los consumidores.