Actualidad

Las VTC presentan un ERE para despedir a 2.080 trabajadores en Cataluña

Es el mayor ajuste en la historia de la Comunidad

Concentración de trabajadores de VTC en Barcelona
Concentración de trabajadores de VTC en Barcelona

Las empresas de vehículos de alquiler con conductor (VTC) han presentado hoy tres Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) para despedir a 2.080 trabajadores en Cataluña

Las empresas de vehículos de alquiler con conductor (VTC) han presentado hoy tres Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) para despedir a 2.080 trabajadores en Cataluña, según ha informado hoy la patronal del sector Unauto, el mismo día que entra en vigor el decreto de la Generalitat que limita su actividad.

Las empresas que presentarán los ERE a lo largo de esta mañana son Vector Ronda, que despedirá a 1.000 trabajadores; Moove Car, cuyo ERE afectará a 750 personas; y Auro, a otros 330 trabajadores.

La patronal ha hecho responsable al conseller de Territorio, Damià Calvet, de ser el responsable de uno de los "mayores despidos colectivos de la historia de Cataluña".

El mayor de estos ajustes es el emprendido por Vector Ronda, firma de VTC que da servicio a Cabify, que ha planteado un ERE para toda la plantilla de 1.000 trabajadores en Cataluña, la mitad de toda la que tiene en España.

Los ajustes de empleo derivan de la decisión de Uber, Cabify y otras empresas del sector de dejar de operar en Barcelona ante la entrada en vigor este viernes de la nueva normativa que restringe su actividad, dado que les obliga a contratar sus servicios con una antelación mínima de quince minutos.

Unauto estima que el ajuste total del sector en Cataluña puede afectar a unos 3.500 trabajadores. "Es el ERE más importante en la historia de Cataluña", según indicó el presidente de Unauto en Catalunya, Josep Maria Goñi.

En rueda de prensa, Goñi ha denunciado además que el secretario de Infraestructuras de la Generalitat, Isidre Gavín, les propuso "trabajar irregularmente".

Según reveló, Gavín dijo a las empresa del ramo que toda sanción que les pusiera la Guardia Urbana de Barcelona por incumplir los 15 minutos de antelación para la contratación de servicios acabaría en un cajón. "Nuestra respuesta fue rotundamente no", aseguró.

"Territorio pretendía, por un lado, contentar a los taxistas violentos aprobando un Decreto Ley con el que podrían sentirse cómodos, y, en segundo lugar, evitar las presiones tanto del Ayuntamiento de Barcelona como de la AMB", ha relatado.

"A nosotros nos ofrecía trabajar irregularmente para que no nos fuéramos y pudiéramos continuar operando en Barcelona, y de esta manera estos señores pensaban cerrar la cuadratura del círculo", abundó.

Según él, representantes de la Conselleria de Territorio también les dijeron que la vuelta a la base contemplada en el Decreto del Govern es algo que no tiene ninguna importancia porque es "materialmente imposible"que les puedan denunciar por esto.