Los 8.013 millones para las renovables disparan en un 14% el déficit eléctrico

Las subvenciones a las energías «verdes» aumentan un 22,6% en 2012

Desajustes y subvenciones
Desajustes y subvenciones

A pesar de las medidas de contención introducidas por el Ministerio de Industria en febrero del pasado año para que las primas a las futuras instalaciones renovables no siguieran engordando a marchas agigantadas el déficit de tarifa eléctrico, las ayudas a estas tecnologías de generación se llevaron 8.013 millones de euros entre enero y noviembre del pasado año, lo que supone un 22,6% más que en el mismo periodo de 2011. El incremento de estas primas al régimen especial y la cogeneración no han dejado de crecer año tras año a medida que su implantación se extendía hasta cubrir con energías verdes el 40% de la demanda, como ocurrió el pasado mes de noviembre.

Según se ha encargado de repetir el ministro del ramo, José Manuel Soria, las subvenciones a las renovables costarán unos 70.000 millones hasta 2020, una cifra que el propio Soria ha calificado de «inasumible».

En los once primeros meses de 2012, el coste de las primas al régimen especial es el único que se ha disparado ya que el de la distribución ha caído un 12,4% (3.935 millones) y el del transporte, otro 15,6% (1.289 millones), según los datos publicados ayer por la Comisión Nacional de Energía (CNE). La mayor parte de las primas a las renovables se destinan a subvencionar las centrales solares, que de acuerdo a los datos del sector se llevan el 41% de las subvenciones pese a que su aportación al sistema eléctrico está en el entorno del 10% de la energía vendida por el régimen especial. La eólica se lleva el 24,8% de las primas y aporta el 45% de la energía vendida por las renovables; la cogeneración, el 20,5% de las subvenciones (aporta el 27,2%), y la minihidráulica obtiene el 2,9% de las primas, suponiendo el 5,7% de la energía vendida por las tecnologías renovables.

El incremento de las subvenciones a las energías «limpias» es uno de los principales factores del denominado agujero eléctrico, según defienden las grandes compañías. El propio Soria ha atribuido en numerosas ocasiones los casi 25.000 millones de déficit (que financian de entrada las grandes eléctricas) a las subvenciones que reciben las plantas renovables.

Los 8.013 millones de primas contabilizados en 2012 hasta noviembre del pasado ejercicio han hecho que el déficit de tarifa generado por el desajuste entre los ingresos del sistema y los costes de todos los conceptos que se retribuyen (primas, ayudas al carbón, distribución o transporte, entre otros) se haya elevado un 14% con respecto al mismo periodo del año precedente y un 17,72% por encima de las previsiones del Ministerio de Industria para ese periodo.

Industria tenía el objetivo de cerrar 2012 con un déficit de tarifa de 1.500 millones que debería quedar a cero durante el presente ejercicio. El propio ministerio cifró recientemente en unos 3.500 millones su previsión de déficit para 2012, lo que, junto a los 1.200 millones de costes extrapeninsulares de los que no se harán cargo los Presupuestos Generales del Estado y se cargarán sobre la tarifa, da un desfase de unos 4.700 millones que, según la patronal eléctrica Unesa, superará los 5.000 millones.

Ante la imposibilidad de afrontar estas previsiones de 2012 y 2013, Industria suprimió la limitación de déficit en un real decreto publicado el pasado 28 de diciembre de 2012.