Actualidad

Los emergentes suben los tipos para blindarse ante la crisis argentina

La presidenta argentina Cristina Fdez. de Kirchner, ayer, en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños de La Habana
La presidenta argentina Cristina Fdez. de Kirchner, ayer, en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños de La Habana

Los países emergentes no se han quedado de brazos cruzados ante la crisis de divisas desatada la semana pasada por Argentina y varios han contraatacado para tratar de frenar la devaluación de sus monedas. India anunció ayer por sorpresa una subida de los tipos de interés y Turquía tomó la misma decisión horas después para intentar detener la galopante inflación.

En concreto, el Banco de la Reserva de la India (RBI) decidió elevar un cuarto de punto la tasa rectora de la rupia, que se sitúa así en el 8%. «La mayor amenaza que sufre la rupia la origina la inflación, que continúa siendo alta», indica en un comunicado Raghuram G. Rajan –nombrado el pasado verano gobernador del RBI y ex directivo del Fondo Monetario Internacional (FMI)– para justificar la medida. Se trata de la tercera subida de tipos que lleva a cabo la India desde que Rajan es gobernador del Banco Central.

Por su parte, el gobernador del Banco Central de Turquía, Erdem Basci, dijo ayer que la subida de tipos de interés puede ser una medida efectiva para detener la fuerte devaluación que sufre la lira, anticipando el posible resultado de la reunión de urgencia que mantuvo anoche la institución monetaria. «Un rápido descenso de las reservas (de divisas extranjeras) tendría otras consecuencias adversas. Ahora es el momento en el que debería usarse el arma de los tipos de interés», indicó el jefe del banco emisor durante una rueda de prensa para anunciar los datos actualizados de la inflación, informa Efe.

Los analistas esperaban que la directiva del Banco Central subiendo el precio del dinero detenga la caída en picado de la moneda turca, que ha perdido un 25% de su valor desde el pasado mes de mayo. Basci anunció que la previsión de inflación para 2014 ha sido revisada al alza, desde el 5,3% estimado hasta ahora a un 6,6%, debido en parte a los cambios en la cotización de la lira. Aunque el banco emisor ha descartado últimamente subir los tipos de interés, situados en el 7,75%, los analistas turcos confiaban en un cambio de actitud y un incremento del precio del dinero, que finalmente quedó en el 12%, para proporcionar estabilidad a la divisa.

Mientras tanto, el euro firmó ayer una jornada de movimientos mínimos en la negociación europea, con los mercados a la espera de la reunión de la Reserva Federal estadounidense (Fed) de hoy. Con la crisis de fondo de las divisas de los emergentes, la Reserva Federal debe decidir sobre la próxima reducción de su programa de compra masiva de deuda. La mayoría de analistas considera que volverá a recortar el volumen de sus inyecciones de liquidez en los mercados, que tras varios trimestres en los 85.000 millones de dólares al mes fueron reducidas hasta los 75.000 millones mensuales el pasado diciembre.

En este sentido, el Gobierno japonés «vigila de cerca» el efecto que pueda tener en la economía global la fuerte caída los últimos días de las divisas de países emergentes, afirmó ayer el ministro de Finanzas, Taro Aso. No obstante, Aso quiso mostrarse optimista en una rueda de prensa y consideró que muchas de estas economías emergentes pueden resistir fuertes depreciaciones de sus monedas gracias a que sus reservas de divisas han aumentando en los últimos años.

En España, la bolsa subió un 1,24% y se aproximó a los 9.900 puntos por la recuperación de la banca y el repunte de los mercados internacionales al moderarse la crisis de las divisas de los países emergentes. Además, la prima de riesgo cayó hasta los 202 puntos básicos, frente a los 214 del cierre de la sesión anterior. Expertos consultados por Ep restan importancia a la inestabilidad cambiaria en Argentina en lo que concierne a España, y creen que sus efectos serán en todo caso limitados. El director general del Instituto de Estudios Económicos, Joaquín Trillo, estima que «lo más probable es que la situación en Argentina no afecte a la recuperación de la economía española».