Los españoles pierden un 12,5% de poder adquisitivo desde la crisis

Los salarios bajan un 0,5% en 2017 y encadenan dos años de descensos. Los trabajadores temporales sufren una mayor caída

Los salarios acumulan dos años consecutivos en descenso. En 2017, el último contabilizado, cayeron 0,5% y bajaron más entre los trabajadores temporales (1,2%) que en los fijos (0,4%), aunque subieron entre las mujeres y en los menores de 25 años. Sin embargo, el dato más desalentador tiene que ver con la capacidad económica de los españoles, ya que han perdido un 12,5% de poder adquisitivo desde que comenzó la crisis. Los salarios acumulan una caída del 1,9% desde 2008 y los precios de consumo se han encarecido un 10,6%.

El índice de precios del trabajo, publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), muestra un descenso de los salarios de los trabajadores del 0,5% en 2017, de forma que se modera el registrado el año anterior (-1,3%). Con la bajada de 2017, los salarios volvieron a caer aunque de forma más contenida que el año anterior, cuando se rompió con la tendencia al alza registrada en 2015 (+0,7%) y 2014 (+0,8 %), que previamente había puesto fin a tres años de descensos.

Este indicador mide el salario bruto por hora que pagan los empleadores por el conjunto de trabajos existentes, pero sin estar afectado por los cambios en la cantidad y la calidad de los puestos de trabajo. De esta forma, se descuenta el efecto composición que se debe, entre otros factores, a los cambios en el número de horas trabajadas, al tipo de contrato, características de los trabajadores, su antigüedad y su promoción profesional.

La estadística, que ofrece datos desde el año 2008, muestra incrementos salariales en 2010 (0,5%) y 2009 (1,5%). Mientras, el índice de precios de consumo refleja un incremento sostenido durante todo el periodo con subidas que llegaron a rozar el 3% en 2010 y con la única excepción del año 2014, cuando el IPC registró un descenso del 1%. Poniendo en relación la evolución salarial con el IPC interanual de cada año se obtiene que los salarios perdieron más de 12 puntos de poder adquisitivo entre 2008 y 2017 (12,5%).

Por grupos de edad, la mayor subida la experimentaron los empleados más jóvenes, de menos de 25 años (3,3%), y la mayor caída los de entre 45 y 54 años (-1,1%); en tanto que por nacionalidad, la caída salarial entre los extranjeros (-0,7%) fue superior a la de los nacionales (-0,5%).

Por tipo de contrato, el salario de los temporales bajó un 1,2% en 2017, frente al retroceso del 0,4% de los trabajadores indefinidos, mientras que por tamaño de empresa, los centros de trabajo con 200 o más empleados pagaron un 1% menos a sus trabajadores, un descenso más acusado que el que experimentaron los centros de trabajo de 50 a 199 trabajadores (-0,8%). En cambio, el salario subió en las empresas de 1 a 49 trabajadores, aunque muy poco (+0,1%).

Por sexos, el salario de las mujeres subió un 0,2% en 2017 (en 2016 había bajado un 2,2%), mientras que el de los hombres disminuyó un 1%, ampliando en tres décimas el recorte que sufrieron en 2016 (-0,7%).

Por sectores, los salarios sólo registraron incrementos en el comercio (1,8%), la hostelería (1,5%), la industria manufacturera (0,2%), la construcción (0,2%) y otros servicios (0,1%); en tanto que el mayor descenso se dio en el suministro de energía (4%).

También cayeron los salarios de la Administración Pública y Defensa (3%), industrias extractivas (3%), actividades artísticas (2,7%), suministro de agua (2,5%), información y comunicaciones (1,9%), actividades profesionales, científicas y técnicas (1,7%), actividades sanitarias (1,6%).

Siete comunidades autónomas subieron los salarios en 2017 y nueve los recortaron. Cantabria y Galicia lideraron los ascensos, con avances del 1,1% y del 0,8%, respectivamente, en tanto que los mayores retrocesos se dieron en La Rioja (-1,6%) y Castilla-La Mancha (-1,5%).