Actualidad

Los mercados contienen la respiración

La Razón
La RazónLa Razón

Los mercados inician hoy una semana peligrosa. A la reunión de la Reserva Federal del próximo miércoles, la última que presidirá Ben Bernanke, se suma la tensión que ha provocado la situación de Argentina. Si el todavía presidente de la FED mantiene la política ya anunciada en la anterior reunión, el banco central de los Estados Unidos reducirá en 10.000 millones de dólares la compra de bonos cada mes, hasta su desaparición desde los 85.000 millones actuales. Es algo que no gusta a los inversores, aunque todos sepan que, más temprano que tarde, en cuanto la economía americana presente mejores datos macroeconómicos, las ayudas se acabarán.

Pero lo que ha añadido más incertidumbre entre los inversores es la situación de Argentina y el desplome del peso desde el pasado jueves. La apertura de los mercados es toda una incógnita. En España, porque hay muchos intereses en Argentina. Las empresas españolas tienen invertidos en aquel país más de 22.000 millones de euros. A la inestabilidad política del país y las decisiones discrecionales a que acostumbra el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner se une desde la pasada semana la enésima zozobra del peso. Un aumento de la presión sobre el Gobierno puede obligar a éste a la toma de decisiones precipitadas para impedir la sangría de dólares.

Las dudas sobre el futuro del peso argentino se han extendido también al peso mexicano, la lira turca o el rublo ruso. El informe del FMI advirtiendo de las consecuencias que sobre las inversiones en los países emergentes puede tener la decisión de la Reserva Federal del miércoles no han hecho más que crear un caldo de cultivo para que los inversores consigan beneficios. Madrid se dejó en la semana el 5,7%; París, el 3,84%; Fráncfort, el 3,6% y Londres, el 2,42%.