Los últimos acusados desfilan por la Audiencia Nacional

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Junto con Enrique de la Torre, considerado clave en la causa que se sigue contras los usuarios de las tarjetas «black» concedidas por Caja Madrid, otras 17 personas deben declarar hoy en la Audiencia Nacional. Jorge Rábago, ex consejero de la entidad en representación del Partido Popular, pondrá fin a los interrogatorios de los acusados y dará paso a la ronda de declaraciones testificales que se desarrollarán los días 11, 13 y 24 de octubre y el 14 de noviembre. El número total de testigos que pasarán por San Fernando de Henares no está cerrado aún, pendiente de confirmar si las defensas aceptan la petición de la acusación particular que solicita prescindir de testigos como el ex consejero José Nieto Antolinos, propuesto por el PP, y José Caballero Domingo, representante del PSOE y ex alcalde Alcobendas, que forman parte de la causa como beneficiarios de las tarjetas «black».

Entre quienes se sentarán mañana en el banquillo de los acusados figura Rafael Spottorno. El ex Jefe de la Casa Real realizó un gasto de 223.900 euros durante su paso por la Fundación Caja Madrid. Llegó a sacar hasta 51.000 euros de los cajeros de la entidad. Empleó parte del dinero, que siempre ha considerado como un complemento retributivo de la caja de ahorros, en ropa y equipamiento del hogar.

El director de Comunicación de la entidad financiera tendrá que responder de un gasto total de 293.000 euros, a razón de 36.000 euros anuales. Cerca de 55.000 euros están relacionados con la náutica y otros 23.000 euros, con las joyerías.

El que fuera ministro de Relaciones con las Cortes entre los años 1986 y 1993, en los últimos gobiernos de Felipe González, Virgilio Zapatero, que declarará hoy también, gastó 35.988 euros, que ha devuelto, lo que le servirá como atenuante, al igual que a otros acusados, aunque no le ha librado de sentarse en el banquillo. Francisco Javier López Madrid, ex consejero, disfrutó de 34.800 euros. Sus mayores desembolsos se realizaron en restaurantes: cerca de 16.000 en poco más de año y medio. El resto, ropa y agencias de viajes.

Juan Emilio Iranzo, vocal de la Comisión de Control de la entidad, ha pasado a formar parte del anecdotario de las tarjetas «black» por haber gastado 246 euros en Women’secret, una cadena de lencería, de un total de 46.800. El 15% de sus gastos los realizó en tiendas de lujo dedicadas a la venta de ropa, como Loewe o Louis Vuitton.