Luda, el «antiAmazon» de las farmacias

Se trata de una herramienta para luchar contra el desabastecimiento y solucionar la compra on-line de medicamentos y productos de parafarmacia.

Se trata de una red neuronal para boticas; del «antiAmazon» de las farmacias, ya que mientras que el gigante del comercio electrónico ofrece al paciente una perspectiva mercantilista del medicamento y de otros productos de farmacia, «nosotros respetamos el modelo más asistencial y garantista para los pacientes, en el que prima el valor añadido del farmacéutico independiente».

Daniel de Carvajal, socio fundador de Luda, remarca que uno de los desafíos que tiene por delante la compañía es blindar a la farmacia española frente a distribuidores como Amazon. Y para ello ha desarrollado un sistema autónomo, que «permitirá solucionar la entrega de los medicamentos a domicilio».

Siguiendo con las etiquetas, De Carvajal reconoce abiertamente que son «el Amadeus de las farmacias», y lo justifica diciendo que ponen en contacto a todas ellas y les permiten interacciones homogéneas. «Amazon absorbe los sectores de actividad económica no coordinados ofreciendo el valor de la inmediatez y la estandarización. Esto ya existe en las 23.000 farmacias que tienen una capilaridad y velocidad de entrega que Amazon nunca tendrá, sólo hacía falta coordinarlas entre sí mediante esta red neuronal», apostilla.

Daniel de Carvajal y Luis Martín Lázaro están detrás de este proyecto, que nació hace poco más de un año. Hoy en día, la empresa emplea a 16 personas, factura el 3% de las transacciones que se realicen en el sistema y cuenta con casi 400 farmacias dadas de alta. No obstante, ya se plantean dar el salto internacional a partir del próximo año.

Vacío legal en el sector

Desde la compañía, advierten de que, en el sector farmacéutico, distribuidores como Amazon están dando sus primeros pasos en España aprovechando el vacío legal que existe actualmente en nuestro país. «Se venden productos farmacéuticos sin asesoramiento y se ha incrementado notablemente su precio. Pero la experiencia y el servicio que un farmacéutico profesional e independiente puede dar no está en ningún otro “marketplace”».

En cualquier caso, De Carvajal propone a las farmacias españolas que colaboren entre sí y que se deriven los clientes entre ellas cuando no dispongan de un producto concreto. Y es que, en algunas comunidades, como Andalucía, el desabastecimiento llega a afectar hasta al 20% de las boticas.

Respecto a la venta on-line, la herramienta de Luda permitirá enviar medicamentos, de momento sin receta, a domicilio. «Queremos realizar la transformación digital del sector farmacéutico desde dentro», aclaran. No obstante, éste está hiperregulado e intervenido, lo que por una parte contribuye a que un medicamento pueda adquirirse en las mismas condiciones en un pueblo de 1.000 habitantes y en una farmacia céntrica de Madrid o Barcelona, pero por la otra impide defenderse de agentes externos como Amazon en igualdad de condiciones.

Sea como fuere, únicamente el 7 % de los establecimientos físicos que operan en nuestro país tienen presencia en el mundo de internet. Y si el mercado de parafarmacia en España ronda los 5.000 millones de euros, el on-line apenas mueve unos 80 millones; por lo que «el potencial para el farmacéutico 3.0 es inmenso».

Finalmente, y respecto a la reciente aprobación del Proyecto de Ley de Farmacia en Madrid, Daniel de Carvajal piensa que la nueva normativa supondrá un verdadero punto de inflexión al abrir la puerta a nuevas formas de distribución, a la asistencia domiciliaria... «Al farmacéutico no le va a quedar más remedio que adaptarse si no quiere desaparecer o verse abocado a perder su independencia».

La compañía ha hecho un proyecto piloto en Madrid durante el mes de agosto con las primeras farmacias. «Nuestro objetivo es incorporar unas 3.000 boticas de aquí a final de año. En cinco años, queremos estar en todas las de España», sentencia el responsable de Luda.