Mujeres que confían en mujeres

WA4Steam es una asociación de «business angels», cuyas socias financian proyectos relacionados con el área STEAM liderados por emprendedoras

Cada vez son más las mujeres que asumen cargos de responsabilidad en nuestro país. Sin embargo, aún tienen una asignatura pendiente, la de la inversión. Y es que mientras alrededor del 30% de los puestos directivos ya están ocupados por féminas, tan sólo el 8% se dedica al «venture capital», tal y como recoge el «Informe Business Angels 2019», elaborado por Aeban. La inversión puede ser una buena alternativa profesional y, además, rentable, especialmente si en los proyectos intervienen empresarias.

Según Boston Consulting Group, las «start-ups» fundadas por mujeres generan un 10% más de ingresos a pesar de recibir menos financiación. María Gil Casares, responsable de Alumni del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), considera que las mujeres son unas buenas gestoras y muy organizadas, unas cualidades que también trasladan al mundo empresarial y del emprendimiento.

Precisamente, para que mujeres puedan apoyar a otras mujeres nació en 2018 WA4Steam (Women Angels for STEAM), una asociación internacional con base en España, que invierte en «start-ups» lideradas por emprendedoras en el área STEAM (Science, Technology, Engineering, Art y Mathematics).

«Hemos avanzado mucho social y profesionalmente, dando el salto a los consejos de administración, pero en el área de ‘‘business angel’’ nos queda mucho por hacer. Es un campo en el que hay demanda y necesidad. Prueba de ello es que la UE ha puesto en marcha bastantes programas educativos para fomentarlo», asegura Yolanda Díaz Villarrubia, cofundadora WA4Steam que, recientemente, ha organizado en Madrid, junto a IEB, la jornada «Cómo ser una ‘‘business angel’’ de éxito».

Entonces, si hay demanda y necesidad, ¿por qué el «venture capital» femenino no termina de despegar? Las expertas coinciden en que, fundamentalmente, se debe al desconocimiento, porque bien no saben que existe esta posibilidad bien tienen la creencia errónea de que necesitan un gran patrimonio para ser una «business angel». «Las mujeres tenemos más aversión al riesgo, pero por puro desconocimiento. Una vez que recibimos la información necesaria, perdemos el miedo, y nos damos cuenta de que es una actividad como otra cualquiera», añade Díaz Villarrubia.

Desde 1.000 euros

Para fomentar esta actividad, también es fundamental, a juicio de las expertas, transmitir que es asequible. Y es que no es necesario contar con un gran capital para ser «business angel». Ejemplo de ello es WA4Steam, cuyas socias tienen un compromiso de inversión muy bajo: 1.000 euros en dos años. A partir de ahí, cada una de ellas elige de manera individual el proyecto, así como la cantidad que desea destinar al mismo.

Asimismo, desde WA4Steam, subrayan la seguridad que aporta invertir a través de una organización como la suya. «Financiar ‘‘start-ups” es arriesgado, pero ir de la mano de una asociación puede minimizar esta incertidumbre. Nuestras socias son multidisciplinares, y muchas de ellas líderes en sus respectivas áreas profesionales, lo que dota a los proyectos de una gran seriedad y compromiso. Los filtros para seleccionar los mismos son muy rigurosos, teniendo que pasar por distintos comités y comisiones», añade.

En tan sólo un año, las 35 mujeres con las que nació esta asociación para apoyar a «start-ups» del sector tecnológico, ya se han convertido en 85 y su número continúa creciendo. Cuentan con socias de todo el mundo, españolas, británicas, belgas, suizas, jordanas... e, incluso, saudíes. Genoveva Ortiz, otra de las integrantes de WA4STEAM, justifica la necesidad de este tipo de organizaciones en el hecho de que ofrecen oportunidades a los proyectos innovadores con un componente empresarial femenino. «El ecosistema de ‘‘start-ups’’ es eminentemente masculino, y a esto se añade el déficit crónico de mujeres en STEAM. Nuestra asociación busca reequilibrar la balanza. Estamos acostumbrados a hablar mucho y a hacer poco, y nosotras hacemos justo lo contrario: hablamos y sobre todo hacemos», asevera.

Actualmente, WA4STEAM financian una docena a de proyectos con un capital medio de 50.000 euros, entre los que se encuentra TEAM EQ, un software de Recursos Humanos gestionado por inteligencia artificial, cuyo objetivo es desarrollar el liderazgo en las organización, pero también cuenta con iniciativas relacionadas como la biotecnología, el arte o la aquitectura.

También forma parte de WA4STEAM Regina Llopis, doctora en Matemáticas Aplicadas a la Inteligencia Artificial por la Universidad de Berkeley, y fundadora y consejera delegada de la empresa AIA (Aplicaciones en Informática Avanzada). Premio Ada Byron a la Mujer Tecnóloga 2017, otorgado por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Deusto, se encuentra en el «top 100» mujeres más influyentes de España .

Tanto Llopis como las otras miembros de la asociación son verdaderos modelos para las nuevas generaciones. «Para que la mujeres se animen a financiar proyectos es fundamental crear referentes. Mujeres que sean modelo de niñas y jóvenes para fomentar el deseo no sólo de emprender, sino también de invertir, y que la presencia femenina sea cada vez destacada en el mundo financiero», señala María Gil-Casares.

Y es que, tal y como remarca Genoveva Ortiz, «a las mujeres no nos falta nada, ni hace 30 años ni ahora. Como en todo, hay que trabajar con ilusión aprovechar las oportunidades y no tirar la toalla».