«Por fin consigo dedicarme a lo que he estudiado»

ALMUDENA LÓPEZ GARCÍA Psicóloga, 26 años

El año comienza con noticias cuando menos alentadoras y que permiten vislumbrar un 2015 con grandes perspectivas de futuro en el mundo laboral, ya que ayer mismo la Secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, presentaba las cifras del número de desempleados registrados en las Oficinas de los Servicios Públicos de Empleo, que descendieron durante todo 2014 en 253.627 personas, un 5,39%.

Aunque a primera vista puedan parecer pequeños datos dentro de esos 4.447.711 parados, lo cierto es que esto supone el mayor descenso interanual registrado en un mes de diciembre desde 1998 y el segundo descenso del paro registrado al cierre de un año desde 2006, tras el anotado en 2013, cuando cayó en 147.000 personas. Asimismo, al finalizar el mes de diciembre, el número de desempleados descendió en 64.405 personas.

Y por edades, el descenso del desempleo en 2014 fue mayor, cuantitativamente, en los mayores de 25 años, con 228.993 parados menos, un 5,3%, aunque en porcentajes fueron los menores de 25 años en los que el desempleo bajó en 24.634 personas en el conjunto del año, un 5,9% respecto a 2013. En valores mensuales (diciembre sobre noviembre), los mayores de 25 años perdieron 35.480 parados (-0,9%), mientras que entre los menores de 25 años se registraron 28.925 parados menos (-6,9%).

Mayores de 25 y procedentes de la segunda comunidad autónoma, Madrid, que ha logrado descender en un mayor número los desempleados: 13.528 parados menos, son los dos testimonios de algunas de las personas que han querido compartir su mejor regalo para estas navidades, ese empleo tan deseado que les permite tener, aunque sea de momento, unas mejores perspectivas de futuro de las que tenían hace algunos años.

Jóvenes con futuro

Una de las jóvenes con suerte y que pueden decir que han comenzado este 2015 con el pie derecho es Almudena López García, una joven de Madrid de 26 años que terminó sus estudios de psicología en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) en 2011. Nada más finalizar la carrera, siendo consciente de que el mercado era cada vez más exigente y sobretodo en tiempos de crisis, decidió seguir formándose y estudió un máster de psicoterapia psicoanalítica, que duró dos años.

No satisfecha con todo ello, decidió prepararse unas oposiciones para PIR (Psicólogo Interno Residente) para poder trabajar en la Sanidad pública. Sin embargo, no pudo conseguir sacárselas, así que finalmente desistió.

Mientras intentaba encontrar un trabajo de lo suyo, fue aceptando diversos puestos de trabajo temporales como promotora. Y, finalmente, en enero de 2014 decidió apuntarse a las listas del paro.

Pero el destino quiso que el año 2015 viniese con un pan debajo del brazo y, todo ello, gracias a que a finales de noviembre le ofrecieron un puesto de trabajo en un centro de psicotécnicos en Fuenlabrada. El 18 de diciembre comenzó a trabajar, por fin, en aquello para lo que se ha estado formando durante tantos años.

El contrato es temporal, a finalizar en un año, pero el dueño la ha ofrecido la opción de renovar, en el caso de que cumpla adecuadamente con sus funciones. «Estoy feliz y lo mejor de todo es saber que por fin consigues dedicarte a aquello que has estudiado durante años», y además, «pocas personas pueden decir que en su primer empleo como psicólogos tienen un salario superior a mil euros». Además, «el hecho de poder renovar te permite tener una cierta estabilidad», añadió firmemente Almudena.

En relación a su carrera, se encarga de todo lo que tiene que ver con el proceso de realización y evaluación de los psicotécnicos y además, eventualmente, es recepcionista.