Queda abierto el pacto con el colectivo de tierra

Iberia y los sindicatos de tripulantes de cabina, a excepción de Stavla, han firmado hoy un acuerdo sobre el Convenio, que deja ya sólo al colectivo de tierra pendiente de ratificar un pacto con la aerolínea para alcanzar la paz social y dar otros 86 años de viabilidad a la compañía.

Lo ha anunciado hoy el presidente de Iberia, Luis Gallego, quien ha resaltado que tras el acuerdo alcanzado con el sindicato de pilotos Sepla, tan sólo queda el pacto con el colectivo de tierra para poder empezar a estudiar el lanzamiento de nuevas rutas y el aumento de frecuencias.

"Con los acuerdos cerrados se sentarán las bases de los costes salariales que permitirán empezar a estudiar el mercado y un posible aumento de la programación", ha dicho Gallego, mientras subrayaba que también hay que evaluar la demanda, que "da signos de recuperación".

Desde UGT, Manuel Atienza, ha anunciado que se ha avanzado en las negociaciones de tierra "en productividad", a pesar de que el sindicato de técnicos de mantenimiento, Asetma, rechaza cualquier firma mientras no se retire el "cambio laboral propuesto", al alegar que sus salarios "están por debajo de mercado".

Los sindicatos firmantes del acuerdo sobre el XVII Convenio de los tripulantes, CCOO, UGT, Sitcpla y CTA vuelo han destacado el "gran esfuerzo y sacrificio"realizado para dar a la aerolínea un proyecto de futuro.

El acuerdo mantiene la reducción salarial del 14 % fijada en el Acuerdo de Mediación y la congelación hasta el 2015 y, a partir de esa fecha, los incrementos estarán sujetos a la rentabilidad de la compañía.

Estará vigente hasta el 31 de diciembre 2017, supone un aumento de la productividad y fija una media máxima de 850 horas de vuelo anuales.

Gallego ha apuntado a la posibilidad de que se abra un ERE adicional voluntario para los tripulantes de cabina sobrantes, aunque ha resaltado que en el colectivo no hay mucho excedente.

Además, según Iberia, se fijan unos niveles retributivos iniciales de 20.000 euros "en condiciones de mercado"y se establece un nuevo cómputo para la antigüedad y topes al cambio de nivel, en función de flota y función.

También se han pactado mejoras de productividad como el incremento de días de ocupación, en general, así como medidas específicas para los meses de verano, como el aumento de las horas de vuelo, para hacer frente al crecimiento de la demanda en esas fechas.

En las flotas de corto y medio radio también se han incorporado nuevas tareas para asimilarse a las prácticas del mercado.

Al entrar en vigor estas medidas, quedará sin efecto el 4 por ciento de reducción salarial adicional que se venía aplicando desde abril del año pasado.

El sindicato STAVLA, que representa a un 30 % del colectivo de 3.300 tripulantes no ha firmado este acuerdo al considerar que "no soluciona nada, supone un tercio menos del salario"y con los pactos de productividad "va a sobrar más gente porque 4 tripulantes harán el trabajo de 5, con lo que habrá un sobrante del 20 %".