Actualidad

Sacyr garantiza que las obras del Canal se acabarán en 2015

La Razón
La RazónLa Razón

Sacyr ha asegurado que "no abandonará"el proyecto de ampliación del Canal de Panamá y que continuará ejecutando esta obra hasta su conclusión porque "sólo contempla el escenario del acuerdo"para solventar el "puntual inconveniente"que ha surgido en la ejecución de este trabajo.

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, compareció ayer en Madrid para asegurar que la constructora «no va a abandonar» el proyecto de ampliación del Canal de Panamá, a pesar de los inconvenientes surgidos por la falta de liquidez para acabar las obras y que obligaron a la ministra de Fomento, Ana Pastor, a acudir al país para desbloquear el conflicto. «Hemos venido a Panamá para quedarnos», sostuvo Manrique. «Las obras se van a acabar en 2015», añadió el presidente de Sacyr, quien insistió en que sólo «contempla el escenario del acuerdo» con el administrador de la infraestructura, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

El presidente de la constructora que lidera el consorcio encargado del proyecto, Grupo Unidos por el Canal (GUPC) indicó, no obstante, que este grupo de empresas mantiene el preaviso remitido el pasado 30 de diciembre a las autoridades panameñas, en el que advierte de que el próximo 20 de enero paralizarán las obras en caso de que no se resuelva un sobrecoste de 1.200 millones de euros para la construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá.

«Puntual inconviente»

El presidente de Sacyr manifestó, no obstante, su confianza en que las dos partes solventarán el «puntual incoveniente» que supone la falta de liquidez que afronta la obra. «Nuestras reclamaciones son justas, razonables y justificadas» y parten de las «anomalías e imprevistos técnicos no contemplados en el proyecto original» surgidos tras iniciarse las obras, añadió Manrique, quien insistió en que la oferta del consorcio en la puja por las obras «no fue temeraria».

En cuanto al estado en que se encuentran las negociaciones entre el consorcio que acomete la ampliación y la Autoridad del Canal para resolver la falta de liquidez, Manrique se limitó a indicar que «la cosa va bien» y que confía en «un acuerdo rápido». «Estamos en un proceso continuo e interactivo en el que estamos explorando varios escenarios que mejoren el "cash flow"(la liquidez) del proyecto», indicó Manrique. Sin embargo eludió detallar la cantidad de dinero que considera necesario para acabar el proyecto.

Discrepancias

La eventual salida del conflicto pasa por que ambas partes efectúen una aportación de fondos conjunta y ahí es donde surgen las discrepancias. La Autoridad del Canal propuso anticipar 100 millones de dólares (unos 72,4 millones de euros) y pidió que el consorcio aporte una cantidad similar, mientras que el GUPC solicitó un adelanto de unos 294 millones de euros.

Uno de los socios del consorcio, la italiana Impregilo, solicitó a la ACP a título individual 1.000 millones de dólares (unos 724 millones de euros) para culminar las obras, o bien que anticipe 500 millones de dólares (unos 357 millones de euros) hasta que se resuelvan las reclamaciones por sobrecostes cursadas por el consorcio GUPC que se adjudicó la obra en 2009 por 3.118 millones de dólares. Hasta el momento los socios han invertido 206 millones de euros adicionales para cubrir los sobrecostes originados por el proyecto.

Manuel Manrique aseguró que ni Sacyr ni GUPC, integrado además por la belga Jan de Nul y la panameña CUSA, han «amenazado con nada». Explicó que el consorcio ya ha acordado con la Autoridad del Canal de Panamá que las resoluciones se lleven a cabo mediante los mecanismos previstos en el contrato de forma que se pueda avanzar en los escenarios que ayuden a minimizar los tiempos de resolución del conflicto y mejorar los flujos de caja de la compañía. El presidente de Sacyr, quien regresará hoy a Panamá para continuar la negociación, manifestó el «orgullo» que supone para la compañía la ejecución de la obra del Canal, si bien rechazó que se trate de un «proyecto relevante en el balance del grupo» y que pueda afectar a su solvencia financiera. «Sacyr es una empresa sólida y solvente», aseguró Manrique.

El presidente de la constructora añadió ser consciente de la «transcendencia» de la obra, «ejemplo de la ingeniería española, orgullo internacional», al tiempo que manifestó su agradecimiento a la «ayuda» prestada por la Administración española, especialmente a la ministra de Fomento, Ana Pastor.

Las distintas anomalías detectadas

El consorcio encargado de la construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, GUPC, informó desde marzo de 2010 de anomalías en los estudios del terreno realizados por la Autoridadad del Canal (ACP), que han generado un retraso de las obras y sobrecostes no previstos por contrato, según denunció Sacyr. Se detectaron nuevas fallas geológicas y diferentes características del terreno que no estaban contemplados en los estudios facilitados por la ACP. Especialmente, la falla descubierta en la esclusa del Pacífico, de 2,5 kilómetros de longitud. Estas nuevas condiciones geológicas alteraron la disponibilidad del basalto necesario para elaborar el cemento estructural que requiere el tercer juego de esclusas del Canal. En la entrada del Pacífico también se sucedieron otros imprevistos que incrementaron el coste de las obras, explicó la constructora. re