Telepizza busca una salida a la quiebra

La compañía espera un «caballero blanco» mientras renegocia su deuda de 600 millones con la banca. Una consultora elabora ya el cuaderno de venta

Telepizza busca comprador para eludir la quiebra. Permira, el fondo de capital riesgo que controla la cadena de restaurantes de comida a domicilio más famosa de España, ha encargado a una consultora que elabore el cuaderno de venta («vendor»), según informaron fuentes financieras a LA RAZÓN. Además, la compañía de comida rápida empezará pronto a renegociar otra vez su deuda, que ronda los 600 millones de euros, con la banca acreedora.

Permira quiere tener listo cuanto antes el documento de venta, y las mismas fuentes señalaron que, pese a esta urgencia, el primer paso que busca el fondo es un alargamiento de los plazos de vencimiento de la deuda existente. Por lo tanto, es muy probable que la operación de venta no se realice sin antes haber alcanzado un acuerdo con la banca acreedora. Los cerca de 600 millones de euros de pasivo que arrastra la sociedad incluyen deuda sénior (más de 300 millones), subordinada y una línea de crédito bancario.

La operación perfecta para Permira sería que apareciese un «caballero blanco» que se hiciese con el control de la compañía asumiendo la deuda, y ésta es precisamente una de las opciones que maneja el fondo. Fuentes financieras no descartaron este escenario por el carácter de «urgencia» con el que el «private equity» está realizando las operaciones. Es posible, además, que la sociedad de capital riesgo ya tenga algún inversor interesado en Telepizza, añaden las mismas fuentes. «O reestructuración, o venta», señalan.

Por otra parte, la presión de la banca acreedora sobre el fondo también es uno de los factores importantes de la actual situación que atraviesa la empresa. En otras reestructuraciones similares, como la de Panrico, los bancos se han hecho con el control de las empresas deudoras como forma de pago de parte del pasivo. De hecho, la crisis de Pescanova podría solucionarse de una manera similar en las próximas semanas.

La situación de la cadena de restaurantes de comida rápida parece calcada de la de otras grandes compañías españolas en proceso de reestructuración. El problema de la cadena de restaurantes no es operativo, según señalan fuentes financieras, sino de deuda.

Es cierto que el negocio doméstico acumula varios años de caídas, pero las mismas fuentes aseguran que aún puede ser rentable. Además, la cadena lleva varios años aplicando el modelo de franquicia a terceros. Esta operativa, señalan, parece estar funcionando relativamente bien, especialmente en el extranjero.

Por otra parte, la compañía cuenta con una importante presencia internacional. Hasta septiembre de 2011, según los datos de su web corporativa, Telepizza contaba con 590 establecimientos por el mundo. En España, hasta esa fecha, tenía 626 restaurantes. Según las fuentes consultadas, el negocio internacional funciona razonablemente bien en los países en los que opera, a excepción de Portugal.

Permira se hizo con el control del 64% Telepizza en julio de 2006 en una subasta a sobre cerrado con una oferta pública de adquisición de acciones (OPA) conjunta con Carbal, fondo de la familia Ballvé, que valoró la compañía en 850 millones de euros. Meses antes, en marzo, ambos habían ofrecido 572 millones por la empresa, cifra similar al nivel de deuda que arrastra la sociedad hoy en día. La compañía dejó de cotizar en bolsa mediante una opa de exclusión meses después.

En agosto de 2012, Permira se hizo con el 100% de la compañía y relevó a Pedro Ballvé de la presidencia. Carlos Mallo, principal ejecutivo del fondo en Europa, asumió el cargo de máximo directivo de la matriz de la cadena, Foodco Pastries.

En los últimos seis años, Telepizza acumula pérdidas por valor de más de 158 millones de euros (periodo 2007 y 2012, último año disponible). Los números rojos ascendieron a 32,76 millones en 2012, casi un 20% más que los registrados en 2011. La cadena ya renegoció deuda por valor de 524 millones en 2012, una situación que volverá a repetirse durante este ejercicio.

La cadena de restaurantes fue fundada en 1987 y en 1988 abrió su primera tienda. Comenzó su expansión internacional en 1992 y en 1996 salió a Bolsa. Actualmente, opera en Ecuador, Shanghái, Portugal, Polonia, Chile, Colombia, Perú, Ecuador y Emiratos Árabes.

La enésima crisis de la cadena

La historia de Telepizza es la de un éxito fulgurante pero seguido de sucesivas crisis que han terminado por dejar a la cadena de restaurantes al borde de la desaparición. La que fuese la primera compañía de comida rápida en cotizar en el mercado continuo español cotizó durante diez años –desde 1996 a 2006–, hasta que el aterrizaje en la empresa de la familia Ballvé y el fondo de capital riesgo Permira sacó a la empresa del parqué. Tras unos años de éxito, la burbuja estalló y el valor de Telepizza en bolsa se desplomó. Tres años antes, en 2003, ya había tenido que tomar la difícil decisión de abandonar dos de los mercados en los que estaba presente –México y Francia–, tras los malos resultados. Hace menos de un año, en marzo de 2013, Telepizza afrontaba su enésima crisis y anunciaba un plan para despedir a 145 trabajadores, además del cierre de cinco de sus establecimientos en España. Con todo, la previsión inicial era aún peor, pues alcanzaba los 250 despidos. Además, la empresa y los trabajadores han alcanzado un acuerdo para ajustar los costes laborales a partir de diciembre de 2014 en busca de la viabilidad.