Economía

Uber debuta en bolsa con caídas

Sus títulos cotizan en el entorno de los 42 dólares, por debajo de los 45 en que se fijó su precio de salida

Sus títulos cotizan en el entorno de los 42 dólares, por debajo de los 45 en que se fijó su precio de salida

Publicidad

Uber debuta en bolsa y el mundo contempla con expectación sus números. 42 dólares por acción en el momento de redactar estas líneas, por debajo de los 45 en que se fijó su precio de salida. Desde los días del estreno de Facebook en bolsa, Wall Street no asistía a una inauguración tan comentada. Un debut que coincide con la huelga de conductores en EE UU, que demandan mejores sueldos y unas condiciones laborales equiparables a los de los empleados de otras empresas.

Uber viene de unos años tan exitosos como repletos de tormentas. Nadie olvida sus choques con otras tecnológicas y la guerra por el futuro inmensamente lucrativo del coche no tripulado. O las acusaciones de acoso sexual en el trabajo, que según la NPR provocaron el despido de más de 20 trabajadores e indemnizaciones millonarias.

Ciertamente, puede jactarse de haber recaudado más de 8.000 millones de de dólares con su salida a bolsa. Para Steth Fiegerman, comentarista de negocios de CNN y experto en startups, la evolución de Uber es muy similar a la otras compañías del sector. Grandes ideas, muy valoradas en los foros económicos, apoyadas en las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, enemistadas con la economía tradicional y su pastoso catálogo de convenciones, y enfiladas hacia la cumbre a base de promover novedosos modelos de negocio. Al mismo tiempo, paradoja, habrían hecho todo lo posible para retrasar su salida a bolsa. Por si finalmente las cotizaciones no estaban a la altura del aura. No fuera a resultar que los inversores no compren sus títulos con una avidez equiparable a los ditirambos que las empresas recibieron durante años.

Respecto a las declaraciones de Elon Musk, que vaticina los primeros taxis sin conductor para 2020, el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, explicó ante las cámaras de la NBC que «nuestro enfoque es más conservador en cuanto a la tecnología de sensores y la tecnología de mapas. El software va a llegar. Así que no creo que su visión sea, de ninguna manera, incorrecta. Solo creo que no estamos de acuerdo en los plazos».

Publicidad