Actualidad

Un contrato millonario en juego

El pliego para la gestión de las próximas dos temporadas de viajes se ha realizado sin contar con las recomendaciones de Competencia

Los viajes del Imserso se licitan públicamente y, en principio, en las próximas semanas sabremos qué empresas se harán cargo de su gestión

Publicidad

Los viajes del Imserso se licitan públicamente y, en principio, en las próximas semanas sabremos qué empresas se harán cargo de su gestión, al menos las próximas dos temporadas (2019/2020 y 2020/2021). Se trata de uno de los contratos más importantes que presenta la administración dentro del sector turístico, pues su valor supera los 1.196 millones de euros, por lo que supone una gran fuente de negocio para las grandes compañías. Para otras pequeñas resulta desastroso, ya que la licitación deja fuera a los hoteles de dos estrellas, como uno situado en la Costa del Sol que lleva 30 años inscrito al programa pero ahora tendrá que cerrar porque la mayoría de sus clientes ha procedido del Imserso.

Las ofertas para hacerse con el contrato llegaron procedentes de tres corporaciones: Mundiplan (Unión Temporal de Empresas formada por Iberia, Alsa, e IAG7, después de que Gowaii renunciase a la parte que le correspondía durante estos últimos días), Mundosenior (UTE integrada por Halcón Viajes, de Globalia, y Ávoris, de Barceló) y Traveltino 2009 (Logitravel). Las dos primeras han sido las que han gestionado los viajes los últimos cuatro años, dos más una prórroga de otros dos, posibilidad a la que también podrán acceder si salen vencedoras en esta ocasión.

En el caso de 2015, Mundiplan logró el lote número 2 del contrato, el referente a Canarias y a Baleares. Mientras, Mundosenior obtuvo el lote 1, la costa peninsular, y el 2, el del turismo de interior y procedencia europea. Este año, la licitación se volverá a dividir en bloques. El de los archipiélagos tiene un valor de 39,6 millones de euros, el de la costa peninsular de 52,9 millones, y el restante de 17,5 millones.

La división en bloques geográficos no es del agrado de la CNMC, que criticó los pliegos presentados el 12 de abril por el Ministerio de Sanidad del concurso de los viajes del Imserso. Según el ente regulador, las corporaciones que logran estos contratos suelen ser las mismas, las que conforman Mundosenior, que precisamente han usado esta UTE injustificadamente para ganar los concursos, motivos de multas a las compañías que la componen en los años 2000 y 2016. Así, recordó que sólo en 2015 una empresa alternativa, Mundiplan, ha sido capaz de obtener uno de los lotes, y veremos próximamente si el monopolio se repite o hay más diversificación.

Publicidad

En este sentido, Competencia avisa al Ministerio de que «con los precedentes sancionadores por conductas anticompetitivas en el marco de convocatorias pasadas, se recomienda mantener especial sensibilidad en futuros concursos y tener presente las previsiones aplicables a la participación de UTEs recogidas en la Ley de Contratos del Sector Público y las condiciones para su justificación desde la óptica de la Ley de Defensa de la Competencia».

Para mejorar de la licitación, la CNMC recomienda que los lotes se separen aún más, según actividades económicas, por ejemplo, transporte, alojamiento, animación sociocultural, asistencia sanitaria, seguros... De esa forma, ofertar en los distintos lotes sería asumible para un mayor número de empresas y, por lo tanto, se favorecería la concurrencia, el cual es uno de los objetivos de la contratación pública. Para conseguirlo, también se señala que se deberían «revisar los umbrales de solvencia económica y financiera, así como la solvencia técnica y profesional», así como «se sugiere mayor clarificación en relación con la habilitación profesional requerida a las licitadoras».

Publicidad

Otra de las recomendaciones de Competencia, según explican desde la institución, se trata de «dotar de mayor peso a la variable precio, y reconsiderar el peso y la determinación de otros criterios relacionados con la calidad de la oferta, así como los criterios para la determinación de las ofertas anormalmente bajas».