Un juez inhabilita a Ruiz Mateos por 10 años por insolvencia de Chocolates Elgorriaga

El Juzgado de lo Mercantil de Ávila ha inhabilitado a José María Ruiz Mateos y a otros dos administradores por un periodo de diez años y ha considerado "culpable"el concurso de acreedores de Chocolates Elgorriaga, que pertenecía al conglomerado de empresas de Nueva Rumasa.

La sentencia, dada hoy a conocer, inhabilita, además de Ruiz Mateos, a Susana Álvarez Ampuero y a Zoilo Pazos Jiménez, testaferros del holding Nueva Rumasa, para administrar bienes ajenos durante diez años, además de para representar o administrar a cualquier persona durante el mismo periodo.

También la sentencia condena solidariamente a los tres al abono del cien por cien de la cantidad que, una vez concluida la fase de liquidación, resulta impagada a los acreedores de la masa y concursales.

Igualmente, dictamina la pérdida de cualquier derecho que, como acreedores concursales o contra la masa, pudieran tener frente a la concursada.

El fallo se produce tras el juicio oral que tuvo lugar en Ávila, donde se encuentran las instalaciones de Chocolates Elgorriaga, a finales del pasado octubre, como consecuencia de la decisión tomada por los administradores concursales que se hicieron cargo de la fábrica, al considerar a la familia Ruiz Mateos culpable de una situación de insolvencia.

Uno de los tres administradores, Miguel Ángel Martín, señaló en su momento que la insolvencia de la empresa se había producido por la "mala gestión"de los responsables, la "desviación de dinero, mala contabilidad y ventas masivas de productos por debajo del precio de coste", entre otras acusaciones.

El concurso de acreedores para Chocolates Elgorriaga se declaró en mayo de 2011 y designó, como personas afectadas, a los dos administradores, así como a José María Ruiz Mateos y a sus seis hijos varones, además de la entidad Bleta Internacional LTD.

Al respecto, la sentencia determina que las pruebas practicadas han probado un "incumplimiento sustancial"de la obligación de llevanza contable, además de la existencia de "irregularidades contables relevantes"y la realización de actos dirigidos a "simular una situación patrimonial ficticia".

El tribunal ha comprobado la existencia de irregularidades "relevantes"en los ejercicios contables desde el año 2007 para "desvirtuar"la imagen "fiel"de la empresa y que "se maquillaron"las cuentas para "dar mayor sensación de solvencia frente a terceros".

Dichas irregularidades se repiten hasta 2010, cuando la sociedad, en su balance, refleja unos resultados negativos de ejercicios anteriores de 730.209,92 euros, pese a que, en esos ejercicios, se habían activado gastos para mostrar siempre beneficios en las cuentas.

A juicio del magistrado, se trata de una "irregularidad contable relevante, digna de mención, por no reflejar la imagen fiel de la empresa", que ese año 2010 dio pérdidas por valor de 1.712.968,04 euros.

En cuanto a la culpabilidad de los administradores, el tribunal ha determinado que las decisiones las tomaba José María Ruiz Mateos, como presidente ejecutivo, tal como afirmó su hijo Álvaro en el interrogatorio, mientras que a Susana Álvarez y a Zoilo Pazos se les considera culpables por la "gravedad de su conducta pasiva".

Chocolates Elgorriaga fue adquirida en 2005 por el Grupo Nueva Rumasa, aunque, tras la declaración del concurso de acreedores, pasó a ser gestionada por la administración concursal y por el juzgado, quienes acordaron, en noviembre de 2011, vender la unidad productiva, que acabó comprando, en marzo de 2012, la empresa Urbasa Global Brands, por 3,2 millones de euros.