Actualidad

Un problema estructural

La Razón
La RazónLa Razón

- ¿Es la solución subir el precio del gas como propone la CNMC?

– El problema no es el precio del gas. Estamos ante un problema estructural, de cómo está concebido el sistema energético español. Somos uno de los países del mundo con mayor dependencia energética y eso requiere de reformas estructurales. El modo por el cual se está recortando el consumo energético es por la vía impositiva y, aunque funciona a corto plazo, plantea problemas de tipo legal, regulatorio y social. Subir la parte regulada del recibo, como propone la CNMC, es una medida más que puede resolver el problema de un par de ejercicios pero no el problema de fondo.

- ¿Cuál es el problema de fondo?

– El déficit de tarifa que arrastra nuestro sistema energético es la consecuencia de no liberalizar el sector en su conjunto. Hemos ido hacia un modelo de oligopolio de una serie de compañías semipúblicas o tuteladas desde el ámbito público, lo cual siempre genera problemas. Estamos ante un problema de Estado y la solución pasa por revisar todos los costes del sistema para ver si son reales o no y explicar a los ciudadanos cuál es el coste real de la energía que consume. Los costes de la configuración de la política energética no están repartidos de modo equitativo entre el Estado, las empresas y el consumidor.

– ¿Son las energías renovables una buena solución?

– El desarrollo de las renovables se ha planificado mal, no pasa de un epígrafe. En el pasado se han adquirido de forma errónea una serie de compromisos.

- ¿Cuál es la hoja de ruta?

– Sería deseable aprovechar coger el toro por los cuernos y poner sobre la mesa cuál debe ser la política energética para los próximos 20 años y no solucionarlo con nuevos parches.

*Responsable del Servicio de Estudios de Asinver