Aniversario de la muerte de María Montessori

68 aniversario de su muerte el 6 de mayo de 1952

Este año es un año especial: se celebra el 150 aniversario del nacimiento de Maria Tecla Artemisia Montessori (Chiaravalle, provincia de Ancona, Italia, 31 de agosto de 1870-Noordwijk, Países Bajos, 6 de mayo de 1952), más conocida como María Montessori.

Habrá multitud de eventos, celebraciones, y homenajes, como por ejemplo la emisión de monedas de 2 € conmemorativas en Italia.

El 6 de enero de 1907 la Dottoressa fue encargada del proyecto que inauguraba la primera Casa dei Bambini en el humilde barrio de San Lorenzo de Roma, y desde entonces se puede afirmar que hay un antes y un después en la educación, explica Miriam Escacena, guía Montessori, docente y madre de dos niños-

´Anteriormente había trabajado en instituciones mentales mientras realizada las prácticas de la cátedra de psiquiatría. Allí se dio cuenta de que había niños abandonados por el sistema, niños “ineducables” con sus propias potencialidades, que, aunque pudieran encontrarse disminuidas, podían ser desarrolladas con métodos adecuados. Allí les observó jugando con migajas de comida, porque no tenían nada que llevarse a las manos, pero se dio cuenta de que ellos, al igual que todos, eran dignos de una vida mejor.

Estudio los trabajos de dos médicos franceses, Jean Itard y Eduardo Séguin, así como del pedagogo suizo Johann Heinrich Pestalozzi, empezó a desarrollar su propia pedagogía basada en la observación científica, dándose cuenta de que el ser humano tiene necesidad de actividad, de realidad, así como de cultivar su inteligencia.

Maria Montessori situó al Niño como auténtico protagonista de todo el proceso educativo, una auténtica revolución´, explica Escacena.

´Para la gran pedagoga, el objetivo de la educación debía ser permitir el desarrollo integral del niño (intelectual, físico, emocional y social), objetivo muy diferente al de la mayoría de los sistemas educativos actuales, donde el enfoque está en logro en materias académicas como alfabetización y matemáticas, (competencias que además se miden con exámenes y notas).

Dos son los aspectos importantes a resaltar en esta pedagogía: los materiales de aprendizaje y la forma en que el maestro y el diseño del entorno preparado promueven el compromiso autodirigido de los niños con aquellos materiales. De hecho, la libre elección es una de las bases de los fundamentos científicos del método, tal y como se explica en el artículo que se publicó en 2017 en la revista Nature.

Jiddu Krishnamurti decía que “no es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma”, y Maria Montessori, al igual que Mandela, estaba convencida de que la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo´.

Tal vez el epitafio que se encuentra en su tumba ayude a entender su visión y así sumarnos a su causa, "Io prego i cari bambini, che possono tutto, di unirsi a me per la costruzione della pace negli uomini e nel mondo":

Ruego a los queridos niños que todo lo pueden, se unan a mí para la construcción de la paz entre los hombres y el mundo”.