Once comunidades autónomas permiten ir a la EVAU con suspensos

El 53% de los estudiantes españoles de la ESO pasan de curso con criterios dispares y el 36% de los de Bachillerato

Los centros educativos afrontan el final de curso más desigual. Los alumnos de toda España nunca habían tenido condiciones tan dispares para pasar de curso o conseguir un título. El Ministerio de Educación y FP dictó varias órdenes para organizar el fin de curso por la crisis sanitaria, pero no trasladó su contenido a una norma general básica, lo que ha derivado en que cada autonomía haya regulado a la carta. Así se da la circunstancia que en 11 comunidades autónomas es posible presentarse a la EVAU o selectividad con asignaturas suspensas, cosa que, hasta ahora, no se permitía por la legislación básica, mientras que en otras seis, (Madrid, Cataluña, Castilla y León, Murcia, Andalucía y País Vasco) los alumnos sólo podrán hacerlo con todo aprobado.

Lo mismo pasa con la ESO. Doce autonomías flexibilizan las condiciones y permiten que sus estudiantes consigan el título con número ilimitado de suspensos, cuando el tope legal es de dos siempre que no sean Lengua y Matemáticas. Lo mismo ocurre para pasar de curso. Solamente cinco autonomías (Madrid, Castilla y León, Murcia, Andalucía y País Vasco) se atienen a la norma básica. Esto significaría que en la ESO, el 53,4% de los alumnos (1.133.350) han sido calificados con criterios dispares y no comunes y en Bachillerato un 36,5% (222.722). Los datos son la conclusión de un estudio comparativo entre comunidades autónomas realizado por la Unión Sindical de Inspectores de Educación (USIE) al que ha tenido acceso LA RAZÓN, en el que se comparan las normas del tercer trimestre.

Así, dependiendo de la Comunidad, nos encontramos con que en Extremadura los alumnos podrán pasar de curso con asignaturas suspensas «siempre que no haya habido un abandono ostensible del estudio». En Cantabria, lo decide de manera colegiada el equipo docente de cada centro. Si el alumno ha conseguido los «objetivos generales», puede obtener el título. Así nos podemos encontrar que en una misma comunidad y hasta en una misma calle, en un instituto se puede pasar de curso con tres suspensos y en otro con cinco, por poner un ejemplo.

En Canarias se promociona de curso independientemente de las materias suspensas, lo mismo que en Asturias y Galicia y La Rioja. En esta última autonomía, en Bachillerato se autoriza a evaluar al alumno de manera general, sin diferenciar por materias, teniendo en cuenta su «madurez académica» y su capacidad para superar la EVAU. En Valencia tampoco importan el número de insuficientes, pero se prevé un plan de refuerzo y la recuperación de materias el curso siguiente. En el País Vasco, es la Inspección la que valora y legitima cómo va a evaluar cada centro. Aragón ha hecho su particular regulación. El título se obtiene de manera automática con tres suspensos, da igual qué asignaturas. Si son más, lo valora un equipo docente. En Bachillerato el alumno se podrá presentar a la selectividad con dos materias suspensas y solo una de ellas puede ser troncal o de opción.

“Asimetría con certificado de legalidad”

El sindicato USIE cree que las instrucciones dadas por el Ministerio de Educación y FP, dejando en manos de las comunidades autónomas la posibilidad de hacer regulaciones por su cuenta, “ha generado un mayor escenario de desigualdad y provocará una falta de tratamiento común entre los alumnos”. Es más, creen que la situación que se ha creado “ahonda ya de por sí en la fractura ya de por sí existente en el sistema educativo”. Y no solo eso, alertan de que “la asimetría se ha perpetrado con certificado de legalidad”.

Los inspectores temen que la asimetría de regulaciones conlleve este curso una cascada de reclamaciones. De hecho, comunidades como Castilla-La Mancha, remitieron antes a los centros el formulario de reclamación para los padres y alumnos antes que las instrucciones para el tercer trimestre. El temor a que se disparen ha llevado a muchos docentes de esta comunidad autónoma a ser más “generosos” con los aprobados, según han aseguran los propios profesores.

USIE cree que “la preservación del principio constitucional de igualdad debería ser necesario en un estado descentralizado y que las Administraciones dieran una respuesta coordinada para afrontar el funcionamiento del sistema en una situación tan imprevista y traumática como la que estamos atravesando”.

Pasar de curso aunque no se sepa

En Educación Primaria hay mayor consenso autonómico. Todos los alumnos pasan de curso, repetir es algo muy excepcional y todas las Administraciones coinciden en que el último trimestre no puede perjudicar la nota final. En Canarias, la norma autonómica propone que los alumnos pasen de curso «aunque no hayan alcanzado los aprendizajes previstos». En Castilla-La Mancha, se toma como referencia el progreso general del alumno para pasar de curso. Y, si no hay consenso entre los profesores, se votará y valdrá la mayoría simple del equipo docente.