Así debería ser la vuelta al cole el próximo curso

Cualquier opción que se adopte tendrá implicaciones económicas e incremento de recursos

Un alumno de bachillerato del Colegio Virgen de Europa de Boadilla del MonteJesús Hellín Europa Press

En los últimos días se está hablando mucho de la vuelta a las aulas en la modalidad presencial en el inicio del curso escolar 2020-2021. Desde mi experiencia dedicado a la EDUCACIÓN, durante 51 años como profesor, director de centros educativos, Inspector de Educación y haber desempeñado puestos de responsabilidad en la Administración Educativa( en la actualidad jubilado) y con la única finalidad de realizar aportaciones y sugerencias que puedan contribuir a la toma de decisiones por las distintas Administraciones Educativas para el inicio de las clases presenciales de la mejor manera posible, pongo de manifiesto las reflexiones y consideraciones siguientes:

Cualquier medida que se adopte para la vuelta a las clases presenciales, debe tenerse en cuenta:

  • Las edades del alumnado.
  • La conciliación familiar.
  • Los Equipos Directivos de los Centros y el profesorado.
  • Las características de los centros educativos independientemente de que éstos sean centros públicos, concertados y privados.
  • El consenso con la Comunidad Educativa, incluyendo en ésta : familias, profesorado, alumnado, Asociaciones de madres y padres de alumnos, sindicatos del sector educativo,…
  • Implicación y participación del alumnado en las nuevas medidas de organización y funcionamiento de los centros educativos lo que, supone que, dependiendo de las edades de los alumnos puedan asumir diversas responsabilidades en el desarrollo e implantación de medidas : higiénicas, preventivas, organizativas ,etc)

1.-Incorporación en Infantil y Primaria ( 3 a 12 años).

La vuelta a las clases de estos alumnos en la modalidad presencial es imprescindible. Es la única opción por las edades de los alumnos y la conciliación familiar.

OPCIÓN A

En general, los centros educativos no disponen de espacios suficientes que puedan permitir el funcionamiento de más grupos, en función de las nuevas ratios 15- 20 alumnos por grupo que ha establecido el Gobierno, por ello, una vez adecuados los espacios disponibles, podría arbitrarse la medida de instalar aulas educativas transitorias ( aulas prefabricadas). Estas aulas tendrían un carácter temporal, hasta disponer de la vacuna o, respuesta sanitaria adecuada para combatir el virus. Soy consciente de que las aulas educativas transitorias han sido muy denostadas pero, en ocasiones han resuelto situaciones excepcionales y, desde luego ésta lo es. El incremento de grupos conllevaría evidentemente el aumento de los profesores necesarios.

OPCIÓN B

  • Segundo ciclo de Educación Infantil ( 3-6 años)

Teniendo en cuenta que el Real Decreto 132/2010 de requisitos mínimos,(normativa básica), señala un mínimo de 2 metros cuadrados/alumno para esta etapa educativa, la superficie mínima de las aulas es de 50 metros cuadrados. Los centros educativos construidos antes de este R.D., pueden tener mayor superficie, por lo que habrá bastantes colegios que, minimizando el equipamiento que, en condiciones normales tienen las aulas, podría cumplirse con la mínima distancia social que se ha establecido de 1,5 metros cuadrados entre cada alumno también en los nuevos centros y, en estos casos no habría necesidad de incrementar las plantillas ni adecuación de espacios.

  • Educación Primaria ( 6-12 años)

El citado Real Decreto señala un mínimo de 1,5 metros cuadrados /alumno y, además la ratio grupo /alumno es de 25 alumnos/grupo, por lo que es más difícil cumplir el 1,5 m de distanciamiento social, por lo que , una vez estudiada la situación específica de cada colegio, por superficie de las aulas, y la posible adecuación de espacios dentro del propio centro, únicamente en aquellos que no pudiera garantizarse el 1,5 m habría que estudiar otras alternativas y el incremento de la plantilla de profesores.

Servicios complementarios (Comedor y transporte)

Los comedores escolares pueden seguir funcionando, estableciendo turnos para garantizar el distanciamiento social. Además, para los alumnos de E. Infantil podría arbitrarse la solución de comer en las aulas, aunque considero mejor la opción de turnos en el recinto del comedor.

En el transporte escolar, sí que habría que tomar medidas , aumentando el número de autobuses o, duplicando servicios. Los recreos, igualmente se pueden hacer turnos por niveles educativos.

Centros específicos de educación especial

Los centros específicos de Educación Especial no tendrían mayores problemas para garantizar el distanciamiento social, ya que, en función de las ratios número de alumnos /grupo que establece la normativa, este problema estaría resuelto.

Incorporación del alumno en Educación Secundaria (12 a 20 años)

Considero que habría que considerar dos etapas educativas: Educación Secundaria Obligatoria ( ESO- 12 a 16 años) y Bachillerato y Formación Profesional de Grado Medio y Grado Superior ( 16 a 20 años)

2.1.-Educación Secundaria Obligatoria ( 12 a 16 años)

Imprescindible enseñanza presencial. Hay que tener en cuenta que la ratio en esta etapa es de 30 alumnos /grupo .En un centro de línea 4 ( 4 grupos por nivel educativo), habría 16 grupos y 480 alumnos. Para hacer agrupamientos de 20 alumnos / grupo, se necesitarían el funcionamiento de 24 grupos; es decir 8 grupos más y, por tanto más aulas y más profesores.

Para solucionar el tema de más aulas, habría que habilitar espacios e instalar las aulas educativas transitorias necesarias. Para atender el incremento de grupos no hay otra opción que incrementar la plantilla del profesorado. Hay que tener en cuenta que la ratio normal , número de profesores grupo en Educación Secundaria está en torno a 2 profesores / grupo. Con un cálculo matemático sencillo se pude ver el número de profesores necesario .Con la opción A que se plantea más adelante no haría falta, en la mayoría de los casos ni adecuar espacios ni incrementar las plantillas.

2.2.- Incorporación del alumnado de Bachillerato y Formación Profesional.

Hay que tener en cuenta que en esta etapa educativa estamos hablando de alumnos entre 16 y 20 años que tienen autonomía suficiente y, por tanto, el tema de la conciliación familiar no es tan grave y, además tienen destrezas suficientes para manejar los medios informáticos, por lo que podrían arbitrarse otras soluciones diferentes.

Opción A:

Establecer turnos de tarde o vespertinos. Esta opción tendría la ventaja de que al no asistir estos alumnos en el turno de mañana se liberarían aulas para los alumnos de la ESO y no habría de adecuar espacios ni poner aulas educativas transitorias.

En un centro educativo con dos modalidades de Bachillerato que es lo más común y, con 8 grupos de Bachillerato y los que impartan Formación Profesional ,al no asistir estos alumnos en turno de mañana, se podrían utilizar espacios comunes como laboratorios, bibliotecas, aula de audiovisuales, salón de actos,… que, tienen mayores dimensiones con lo que se permitiría no tener que hacer agrupamientos de 20 alumnos y, por tanto sin necesidad de incrementar la plantilla.

Soy consciente de que esta opción tendría implicaciones en los horarios del profesorado que imparten clase en distintas etapas educativas y, por tanto supondría en algunos de ellos tener que ir en turno de mañana y de tarde. Las jefaturas de Estudios tendrían que realizar un esfuerzo para que, al confeccionar los horarios se minimizara este aspecto negativo.

En los centros específicos de Formación Profesional podría adoptarse una alternativa parecida asistiendo el alumnado de los ciclos formativos de grado medio por la mañana y los de grado superior por la tarde.

Opción B:

Modalidad mixta : tres días a la semana clase presencial en turno de tarde o vespertino y dos días on line. Esta opción también tendría las mismas ventajas de la opción A en cuanto a los espacios y plantilla del profesorado. También podría contemplarse la variante de dos días presencial y tres on line.

Opción C:

Clase presencial en turno de mañana coincidiendo con el alumnado de la ESO lo que conllevaría la necesidad de adecuación de espacios e instalación de aulas educativas transitorias, además de un impacto mayor en el incremento de la plantilla del profesorado.

CONCLUSIÓN

Cualquier opción que se adopte tendrá implicaciones económicas e incremento de recursos para la adecuación de espacios y aumento necesario de las plantillas del profesorado. Dado que, según informaciones disponibles. Dado que se van a destinar 2.000 millones para apoyo a la Educación, una parte de esos recursos se pueden emplear para atender estas necesidades.

Por otra parte, considero imprescindible que las decisiones que se adopten se hagan con el máximo consenso con la Comunidad Educativa y se tenga muy en cuenta la autonomía de los centros con el concurso del asesoramiento de la Inspección Educativa, sin perder de vista el objetivo fundamental que es todo el alumnado.

Reconocimiento

No quiero desaprovechar esta ocasión para reconocer y agradecer el esfuerzo, la dedicación, profesionalidad y responsabilidad de todo el profesorado que han demostrado en estos momentos tan difíciles, atendiendo a los alumnos de la mejor manera posible. Todos hemos sido testigo de ello. También reconocer el esfuerzo todos las alumnas y alumnos así como de sus familias.