Sociedad

Alegría da el “golpe mortal” a las academias al anunciar por sorpresa el fin de las recuperaciones de la ESO desde este curso

Las Comunidades autónomas no podrán acogerse a una moratoria de un año al impedirlo un informe del Consejo de Estado tras examinar el decreto del Ministerio de Evaluación y Promoción

La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría
La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría FOTO: Isaac Buj Europa Press

No habrá exámenes de recuperación desde este curso. El Ministerio de Educación ha eliminado la moratoria de un año que había dado a las Comunidades autónomas para la supresión de los exámenes de extraordinarios de recuperación de la ESO después de que el Consejo de Estado impida mantener este año los exámenes ante la circunstancia de que unas autonomías puedan tener «repescas» y otras. El informe lo ha emitido tras examinar el proyecto de Real Decreto de Evaluación, Promoción y Titulación y la noticia ha sido comunicada hoy a las Comunidades autónomas en el transcurso de una reunión de la Comisión General de Educación. Esto supondría el fin de los exámenes de recuperación que en Madrid se celebraban en junio, desde hace unos años («juniembre») y que en otras Comunidades autónomas se convocan en septiembre y un golpe mortal” a las academias de recuperación, según asegura Antonio Barbeito, presidente de la Asociación de Academias de Enseñanza de Madrid (Ascade). “Cuando se quitaron las recuperaciones de septiembre en algunas autonomías, como Madrid, ya perdimos el 30% de nuestro negocio. Después, vino la Covid y ahora, si los chicos saben que van a pasar de curso y no va a haber recuperaciones...Toca reinventarse porque esto va a suponer la pérdida de miles de puestos de trabajo”. Barbeito cree que con medidas como esta “la educación va a sufrir porque de lo que se trata es de disminuir constantemente la exigencia y eso es una forma de penalizar la educación”.

Algunas autonomías, como la madrileña, se habían opuesto al decreto porque consideraban que no se podían cambiar las reglas del juego a mitad de curso y contaban con poder hacer este año las recuperaciones acogiéndose a la moratoria ministerial. Y más cuando todavía ni siquiera el decreto ha sido aprobado por el Consejo de Ministros a falta solo de siete meses para que acabe el curso. El Gobierno central ha venido manteniendo que esta «segunda oportunidad» para los alumnos de entre 12 y 16 años más rezagados no tiene sentido porque lo que se pretende es de reforzar conocimientos antes de llegar al suspenso y de que todo vaya orientado hacia una enseñanza más personalizada. El consejero de Educación madrileño, Enrique Ossorio, ha rechazado que los alumnos de la ESO no vayan a tener exámenes extraordinarios. «Aunque la ministra anunció en septiembre una prórroga para que aquellas comunidades que lo considerasen pudieran mantener este curso las pruebas extraordinarias, finalmente esto no se va a llevar a cabo. Esto es un ejemplo más del caótico y desordenado desarrollo que está teniendo la lomloe, la normativa más dañina de la historia de la educación», ha dicho el consejero de Educación, Enrique Ossorio, quien también aboga por aplazar un año la entrada en vigor de los currículos.

Otras autonomías, como Murcia y Galicia, también han tachado de “inadmisible” la medida. Galicia ha pedido la retirada del decreto y Murcia cree que “no ofrece seguridad jurídica”. El decreto también permite que los alumnos puedan pasad de curso sin que haya un límite de suspensos que lo impida, una decisión que tendrá que tomarse de manera colegiada por el equipo docente, siempre y cuando se considere que el alumno puede seguir con éxito el curso siguiente y con ese “empujón” se considere que puede beneficiarle en su evolución académica.