La inteligencia artificial, una aliada de la educación personalizada

Herramientas digitales en el mundo educativo
Herramientas digitales en el mundo educativo FOTO: Dreamstime Dreamstime

Hoy en día no tiene sentido que se siga enseñando igual que hace 100 años, con un programa estándar al que se tienen que adaptar los alumnos. Los niños conviven con las herramientas tecnológicas desde que se levantan, pero en muchas ocasiones, al llegar al colegio se les pone frente a un libro y siguen planes de estudios iguales para toda la clase, lo que hace que su predisposición de cara al aprendizaje sea distinta y, en la mayoría de los casos, peor.

Cada niño es diferente, cada persona avanza de una manera diferente y los profesores no pueden atender con métodos tradicionales todas las diversidades del aula, ni a los que les cuesta aprender ni a los que van más avanzados y se aburren en las aulas. Lo ideal es que todo aprendizaje evite la frustración y fomente la participación y concentración.

La pandemia que llevamos sufriendo desde hace dos años ha puesto de manifiesto las deficiencias tecnológicas del sistema educativo en todo el mundo. Colegios y docentes tuvieron que incorporar de forma precipitada herramientas digitales para intentar mantener en la medida de los posible los aprendizajes de sus pupilos. Pero una gran parte de centros educativos y familias no estaban preparados para afrontar el reto de formar a millones de homeschoolers forzosos.

Los expertos coinciden al afirmar que digitalmente hemos avanzado más en los meses de confinamiento que en cinco años y esto se ha hecho notar especialmente en el campo de la Educación, en el que conceptos como clases online, chats, formularios de respuesta inmediata, gamificación o aplicaciones didácticas, que antes eran minoritarios, son ahora de uso extendido. Por ello, en la paulatina incorporación presencial a las aulas muchos centros educativos y profesores han visto conveniente seguir apoyándose en herramientas digitales para facilitar su labor docente. El uso de herramientas digitales es un gran aliado para los docentes en el entrenamiento profundo y a medida de los conceptos. Les facilita su labor, con recursos y actividades que pueden proponer a sus alumnos que les permite ver su evolución de forma individualizada y ellos dedicarse a las labores de mayor valor añadido. Esta fue, precisamente, la principal conclusión de una encuesta realizada por Smartick hace unos meses: que los padres reclamaban la incorporación de herramientas digitales a las aulas para mejorar el aprendizaje de sus hijos.

Este contexto atípico -posiblemente acelerado por las deficiencias formativas derivadas de no poder seguir con regularidad el ritmo académico en algunas asignaturas básicas-, ha llevado a muchos padres y madres a decantarse, más que nunca, por métodos o plataformas extraescolares que ayudaran a paliar o reforzar dichas carencias. Han apostado por sistemas que permiten dominar los conocimientos básicos en áreas como las matemáticas, la lectura o los idiomas, disciplinas que los padres consideran clave para la formación de sus hijos y para afrontar con éxito su futuro académico y profesional.

Así, ha proliferado el uso de métodos online, muchos de los cuales se nutren de la inteligencia artificial para ofrecer programas personalizados que ayudan a los niños y adolescentes a mejorar sus conocimientos y resultados académicos.

La inteligencia artificial permite crear planes y actividades educativas eficientes e innovadoras que ayuden a los estudiantes a aprender de forma práctica y teórica al mismo tiempo, agilizar la atención a los estudiantes e incluso detectar posibles casos de abandono escolar para actuar desde la prevención. Gracias a la inteligencia artificial se pueden ofrecer programas educativos adaptados a las necesidades de los estudiantes y que fomentan las capacidades de cada alumno.

Las principales ventajas de métodos online basados en inteligencia artificial, como el que ha desarrollado Smartick, son:

►Personalización de contenidos. La inteligencia artificial facilita ofrecer planes de estudio individualizados para afrontar nuevos conceptos con seguridad en lo que ya sabe. Permite desarrollar el máximo potencial de cada niño, consiguiendo excelentes resultados porque todos los niños, independientemente de su punto de partida, avanzan a su ritmo.

►Entorno gamificado. La tecnología permite crear entornos donde los niños se sienten más motivados para aprender, obtener recompensas o diplomas.

► Tolerancia a la frustración. Los niños ven en tiempo real qué actividades fallan, ven la corrección, se les da la oportunidad de ver un tutorial, entenderlas y hacerlas mejor.

► Trabajan la concentración. Si las actividades propuestas tienen una duración de entre 15 y 30 minutos se puede conseguir que los alumnos estén concentrados y maximicen su aprendizaje.

► Autoevaluación. La inteligencia artificial y los programas online permiten a los niños ver los conceptos que dominan y resuelven correctamente y aquellos aspectos en los que fallan. Es importante que no interioricen los fallos y sepan cómo se resuelven.

► Flexibilidad: las clases online no suelen requerir un horario fijo para realizar las sesiones, tan solo precisan acceso a internet y una tableta u ordenador

► Autonomía: los niños trabajan solos sin que sea necesario que los padres supervisen su trabajo.

En definitiva, la tecnología y la inteligencia artificial son las aliadas en la personalización de la educación.