El chocolate, nuestro ‘amienemigo’ preferido

Civilizaciones como la Maya o la Azteca no podían estar equivocadas cuando utilizaban el cacao como uno de los ingredientes más importantes en su dieta diaria y hacían extensivo su uso a términos más medicinales. Mucho ha llovido desde entonces, claro, y el chocolate ha pasado de ser un ingrediente valiosísimo a ser uno de los más denostados, no tanto por su sabor, sino por los numerosos mitos –falsos o no- que han surgido en torno a sus calóricas propiedades.

Civilizaciones como la Maya o la Azteca no podían estar equivocadas cuando utilizaban el cacao como uno de los ingredientes más importantes en su dieta diaria y hacían extensivo su uso a términos más medicinales. Mucho ha llovido desde entonces, claro, y el chocolate ha pasado de ser un ingrediente valiosísimo a ser uno de los más denostados, no tanto por su sabor, sino por los numerosos mitos –falsos o no- que han surgido en torno a sus calóricas propiedades.

Pero no todo es tan malo cuando hablamos de chocolate. Para empezar, es un alimento riquísimo en flavonoides o flavonol (también está presente en muchas frutas y verduras), cuyo consumo de forma regular ayuda a prevenir enfermedades cardíacas. Son, además, un potente antioxidante, ayudan a mejorar el flujo sanguíneo, regulan los niveles de colesterol y reducen la presión sanguínea. Además, y esta será la parte preferida del lector, está demostrado que el chocolate no engorda. Así lo demuestra un estudio de la Universidad de Granada publicado en la revista científica Nutrition, que ha roto con todas esas teorías que afirmaban que el chocolate engorda. El resultado fue, sin duda, sorprendente, ya que los sujetos del estudio, “cuanto más chocolate consumían tenían una menor cantidad de grasa acumulada en su cuerpo”. Algo que sin duda, y debido a toda la información que rodea a este controvertido alimento, cuesta creer.

Así que ahora que ya sabemos que un consumo responsable de chocolate no engorda, e incluso es beneficioso para nuestro organismo, ¿cómo podemos introducirlo en nuestra dieta más allá del típico postre? Por supuesto ya hay quien ha pensado en esto, y hasta existe un libro de recetas con diferentes usos del chocolate en platos que ni siquiera imaginábamos. Los impulsores de “Chök, the chocolate kitchen http://www.chokbarcelona.com/”, comparten de una forma muy original su pasión por el chocolate, y han creado sorprendentes recetas de cocina que tienen al cacao y sus derivados como protagonistas absolutos, con ejemplos tan sorprendentes como la Tortilla de chocolate y parmesano, Marmitako de bonito y chocolate negro y, cómo no, el Gin tonic con chocolate. Una, tan dulce como arriesgada, apuesta gastronómica para que perdamos el miedo a introducir el chocolate en nuestra dieta diaria.

Para los menos osados culinariamente siempre quedará el manido recurso de la tableta de chocolate, aunque en este caso los expertos aconsejan consumir siempre el chocolate más puro, conocido popularmente como negro (no chocolate con leche que es mucho más dulce), ya que contiene un tiene un índice glucémico bajo y no afecta al volumen de azúcar en sangre.

Salud y belleza por fin encuentran un punto de equilibrio.