Política

... y Rajoy busca apoyo para sus listas más votadas

La Razón
La RazónLa Razón

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, han mantenido una reunión en el Palacio de la Moncloa en la que el líder catalán le ha trasladado que los posibles acuerdos tras las elecciones del 24 de mayo deben negociarse en cada territorio.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibió ayer en La Moncloa al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. En un almuerzo abordaron los resultados de las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo y el escenario de pactos postelectorales que dejan las urnas. Rivera le trasladó a Rajoy el mismo mensaje que al líder socialista, Pedro Sánchez: y que los posibles acuerdos o pactos postelectorales deben negociarse en cada ámbito autonómico o municipal. Rajoy y el líder de Ciudadanos también analizaron la situación política general y cómo avanza el proceso independentista liderado por el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Así como los pactos en Cataluña.

Ciudadanos enmarcó la reunión de Rivera con Rajoy dentro de un clima de «absoluta cordialidad» y de la «estricta normalidad» que debería existir entre los principales partidos políticos. Ciudadanos puede tener un papel decisivo en los gobiernos de La Rioja, Castilla y León y Murcia, así como en una veintena de capitales de provincia. En Génova confían en que sí sellarán el acuerdo con el partido de Rivera en estas tres comunidades autónomas.

En La Rioja, el presidente en funciones, Pedro Sanz, y el aspirante a la presidencia del Ejecutivo autonómico por Ciudadanos, Diego Ubis, han firmado el acuerdo de regeneración democrática que permite que ambas formaciones inicien negociaciones para posibles pactos. De esta manera, «da comienzo la negociación hacia un posible acuerdo para un gobierno estable en La Rioja», según explicó Sanz, informa Ep.

En el caso de Castilla y León, el PP ofreció a Ciudadanos un pacto de estabilidad a cuatro años que incluye acuerdos puntuales sobre «cuestiones fundamentales» y, aunque no plantea la posibilidad de entrar a formar parte del Gobierno, sí establece la consecución de acuerdos en «leyes» u «otras cuestiones», según explicó el secretario regional del PP, Alfonso Fernández Mañueco. Ciudadanos ha supeditado iniciar las negociaciones con el Partido Popular sobre su apoyo en las Cortes de Castilla y León a la firma de su documento de regeneración democrática que, entre otras cosas, incluye la celebración de primarias en los partidos.

Del acuerdo con Rivera dependen también gobiernos tan simbólicos para el poder territorial de los dos principales partidos como el de la Comunidad de Madrid. La negociación se le ha complicado a la candidata popular, Cristina Cifuentes, por la imputación de los consejeros madrileños Salvador Victoria y Lucía Figar en el marco de la «operación Púnica». El PP afronta esta negociación postelectoral desde la defensa de la lista más votada y apelando a la estabilidad política y económica. También pide transparencia.