Absorbida por Podemos y al borde de quedarse sin grupo parlamentario propio

IU: Necesita cinco escaños y un 5% del voto para no pasar al Grupo Mixto

El candidato de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón, tras su intervención en el mitin de cierre de campaña
El candidato de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón, tras su intervención en el mitin de cierre de campaña

El candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, aseguró ayer en el último día de campaña que IU ha roto un guión escrito «sólo para cuatro partidos» y que conseguir un grupo parlamentario está «fácilmente a su alcance». Sin embargo, la realidad es que la formación cierra una campaña complicada, en la que la sombra de Podemos ha eclipsado por completo a IU. El partido de Pablo Iglesias ha fagocitado casi por completo al de Garzón, hasta el punto de que Izquierda Unida se encuentra al borde de quedarse sin grupo parlamentario propio.

Sin ninguna posibilidad de repetir los resultados de 2011, cuando consiguió 11 escaños, IU afronta las elecciones con las encuestas pronosticando el segundo peor resultado de su historia. El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) otorga al partido entre tres y cuatro diputados, ligeramente por encima de los dos que consiguió en 2008. Con este resultado, Izquierda Unida se vería forzada a integrarse en el Grupo Mixto. Para formar grupo propio es preciso alcanzar cinco diputados y un 5% de los votos en el conjunto del país. En contra de Garzón juega también el hecho de que IU y Podemos concurren juntos a las urnas en Cataluña y Galicia, por lo que esos escaños no contarán a la hora de formar grupo parlamentario.

Pese al éxito de su campaña de visibilidad en las redes sociales, la campaña de IU ha estado marcada por su exclusión de los debates más importantes. Garzón no se ha enfrentado cara a cara con ninguno de los líderes de PP, PSOE, Ciudadanos o Podemos. Al que fuera el diputado más joven del Congreso en 2011 le queda el consuelo de ser el segundo político mejor valorado, sólo superado por Albert Rivera. Simpatía que ha dejado aparcada durante la campaña, para centrar sus críticas sobre Podemos, con quien se disputa el espacio político. Ello pese a que el plan inicial era evitar la confrontación con la formación de Iglesias, de la que IU es aliada en dos comunidades pero enemiga en el resto de España.