El PP pide a los partidos que aclaren si dejarán gobernar a la lista más votada

Rajoy reivindica a Adolfo Suárez, en su primer día de campaña, y reclama unidad en los principales asuntos de Estado

Dos operarios colocan el cartel de Rajoy en la sede del PP de Madrid
Dos operarios colocan el cartel de Rajoy en la sede del PP de Madrid

Consciente de que Mariano Rajoy sólo repetirá como presidente si no lo impide un pacto postelectoral entre distintas fuerzas, un escenario que ni PSOE ni Ciudadanos ni Podemos se esfuerzan en aclarar, la vicepresidenta del Gobierno instó ayer a la oposición a precisar con quién están dispuestos a pactar para llegar a la Moncloa y si están dispuestos a respetar que sea la lista con más apoyo ciudadano la que gobierne.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Soraya Sáez de Santamaría exigió a Albert Rivera que sea más claro respecto a cuál será su postura tras las elecciones y si dejará gobernar a la lista más votada, como se ha comprometido a hacer Rajoy. La vicepresidenta animó a los demás candidatos a que fijen posición respecto a los acuerdos postelectorales. Y dejó un recado al líder de C’s por no comprometerse a nada en su estrategia de afianzarse en el centro y seguir buscando votos en el caladero de derecha e izquierda. «Los ciudadanos tienen que valorar dónde puede ir su voto; el presidente se ha comprometido a no gobernar si no es la lista más votada, cosa que otros no han hecho».

Otro llamamiento a los partidos que concurren a las elecciones, éste del presidente del Gobierno, tuvo lugar en Ávila, ciudad natal del presidente de la Transición. En la plaza Adolfo Suárez y acompañado de su hijo, Suárez Illana, Rajoy reivindicó en su primer día de campaña el centro político y pidió la unidad de los partidos en los grandes asuntos de Estado, como la soberanía nacional, la Constitución, la política exterior o de defensa y la lucha contra el terrorismo. El presidente del Gobierno destacó que «cada uno tiene sus recetas, pero lo importante es que en los grandes retos nacionales haya una gran mayoría que vaya junta» a la hora de defender asuntos como la unidad de España. «Eso es lo que importa», dijo. Rajoy recordó la forma de hacer política de Suárez, un «hombre de estado y un patriota», una persona que supo «conciliar sus convicciones con la tolerancia y el diálogo con los demás», la forma de hacer política que quiere hacer el PP, «basada en las convicciones, pero al mismo tiempo hecha «con moderación, espíritu de diálogo y tolerancia». «Que las grandes reglas del juego sean producto de los grandes acuerdos: Constitución, igualdad, unidad...». Defendió la Constitución y abrió la puerta a posibles cambios aunque «con un consenso como el que consiguió Suárez». Al terminar el paseo, Rajoy y Suárez Illana se trasladaron al claustro de la catedral de Ávila y visitaron la tumba del presidente de la Transición, que yace bajo el epitafio: «La concordia fue posible».

El candidato del PP propuso cuatro grandes objetivos: luchar contra el desempleo; mejorar las pensiones; dedicar más recursos a sanidad, dependencia y a todo lo que afecta a la vida de los ciudadanos y la defensa de la nación española, porque «la unidad no se toca ni se negocia y España será lo que decidan los españoles y no sólo una parte de los españoles».

Suárez Illana pidió el voto para el PP, el partido de «la experiencia», dijo, el único capaz de consolidar la recuperación.