Participación similar, resultado diferente

Análisis. En igualdad de condiciones, el PP ha incrementado en medio millón sus votos. La participación definitiva no se conocerá hasta que se cuente el voto por correo. La Rioja fue la comunidad que más votó: 74,71%; Baleares, la que menos: 62,58%

La participación definitiva y oficial en las elecciones generales de 2011 y 2015 fue muy parecida, del 69,81% y el 68,94%, respectivamente. La correspondiente a la jornada de ayer tardaremos unos días en conocerla, ya que los datos de participación que se tienen son referentes a los españoles residentes en España y hasta el miércoles no conoceremos los datos de los españoles que residen fuera de España. Será entonces cuando se concretará la participación real. Sin incluir estos datos, la participación ayer llegó al 69,8%, frente al 69,67% registrado en diciembre de 2015. Y ello a pesar de que bajó en más comunidades, diez, de las que subió, siete. La Rioja, con un 74,71%, fue la región en la que más se votó, seguida de la Comunidad Valenciana –74,05%– y Madrid –74,02%–. Baleares, con un 62,58%, fue en la que menos se asistió a las urnas.

Los dos avances de participación que facilita el Ministerio del Interior a lo largo de la jornada electoral dieron porcentajes similares en las dos convocatorias anteriores. El primer parte indicaba una participación a las 14:00 horas del 37,88% en 2011 y del 36,91% en 2015. El segundo avance registraba a las 18:00 horas un 57,65% de votantes en 2011 y del 58,22% en 2015. Con esta información se puede prever el resultado final. En 2016 el primer avance nos igualaba a 2015 con un 36,87%, pero el segundo suponía una importante bajada con respecto a las dos anteriores elecciones generales; el 51,22%, 7 puntos menos que el 20-D y 6,43 puntos por debajo del 20-N de 2011. El buen tiempo podría haber retrasado ayer la asistencia a las urnas de muchos ciudadanos, que acudieron a última hora igualando así el porcentaje de diciembre.

Como ya decíamos, los datos recogidos tanto en los avances como al final del día hacen referencia al censo CER, el de españoles residentes en España, que son 34.597.844 electores. Por lo tanto, se trata de datos provisionales por ser parciales, ya que el voto de 1.920.256 españoles residentes en el extranjero y que figuran en el censo CERA no se contabiliza hasta tres días después de la jornada electoral. Las Juntas Electorales Provinciales reciben el voto emitido por los españoles residentes en el extranjero y realizarán el próximo 29 de junio el escrutinio. La suma de los censos CER y CERA es la que da como resultado los 36.518.100 electores que componen el censo español.

En las dos anteriores elecciones generales la participación con los colegios electorales ya cerrados fue del 73,01% en 2015 y del 71,71% en 2011. Aquí se incluye el voto recibido por correo de los españoles residentes en el país, que prácticamente se ha duplicado con respecto a 2015, alcanzando 1,4 millones de solicitudes. Esta importante masa de votantes, que representa un 3,9% del censo CER, hará que los avances de participación registren datos inferiores a los de 2015 hasta el escrutinio final.

Con las cautelas a que el voto por correo obliga, una conclusión sí es evidente: el PP logró una mejora notable de sus resultados con la misma participación que hace seis meses, incrementando en medio millón sus apoyos. El principal damnificado fue Ciudadanos, que perdió 430.000 votos.