Electrónica por alegrías

Presentan «Trece Lunas», su último disco. Fuel Fandango despiden el año con su políglota música de baile cosida con hilo flamenco, rock y ritmos negros

Ale Acosta y Nita: el fuel y el fandango
Ale Acosta y Nita: el fuel y el fandango

Fuel Fandango despiden el año con su políglota música de baile cosida con hilo flamenco, rock y ritmos negros

Ale Acosta y Nita son parte de esa generación joven y sobradamente preparada del pop nacional. Él procede de Mojo Project, una de esas bandas con las que no se ha hecho justicia, y ella está curtida como cantaora de mil coplas y de flamenco. De su encuentro nació Fuel Fandango y un disco en 15 días, homónimo, y bingo: los conciertos empiezan a crecer de tamaño y su presencia en festivales va pasando de la plaza secundaria al escenario principal. Les requieren en Argelia, Francia, la India o Rumanía. «Tocábamos donde fuera», dice Acosta. Tras dos años sin parar de girar, llegó la reválida: «Trece lunas», su segundo disco, sigue siendo sofisticado y bailongo, urgente y políglota (cantado en inglés y castellano) y con él se presentan en La Riviera de Madrid.

Matices y sorpresa

«Para el segundo álbum no teníamos miedo, pero sí la obsesión de hacer algo diferente a lo anterior. No me gustan los grupos que se quedan pegados a lo que hacen disco tras disco», comenta Nita. El éxito del primero, autoproducido, llevó a la multinacional Warner a fijarse en ellos. «Nos han dado toda la libertad y más medios, como la posibilidad de grabar con Duncan Mills, un productor que admiramos mucho», explica Ale, que es también productor del disco pero que «necesitaba otras orejas con más perspectiva». Mills firma grabaciones de grandes grupos como Florence & The Machine o Jamie Cullum y ha aportado «un sonido rockero. Ha sabido integrar en el sonido del álbum nuestra fuerza en los directos, que es lo que nos ha llevado hasta aquí». «Nosotros somos muy rockeros, y aunque no lo parezca, nos gusta que las grabaciones no sean perfectas y suenen un poco sucias. Nuestra esencia está clara: la electrónica y el baile, pero tenemos muchos matices que queríamos potenciar. El cante flamenco es uno evidente, aunque nos interesaba explorar la vena más rock y por eso la mayor parte de canciones se han grabado en la primera toma. También hay más instrumentos y menos ''samplers'' en ''Trece lunas''», señala Nita. Muchos dirían aquello de «si algo funciona, no lo cambies». «Es cierto, pero para nosotros es más importante sorprender. Gracias a lo original que fue nuestro primer disco estamos aquí. En España no había nada parecido en ese momento, y seguiremos por el camino de la música de baile, pero con algo más. Creo que en el fondo buscamos emocionar en el sentido más amplio de la palabra, porque mover al público es emocionarlo, pero también cuando hay un buen ''quejío'' de Nita o cuando tocas la fibra con las letras», señala Acosta. «Nos conocíamos y admirábamos antes de trabajar juntos, así que nos tenemos admiración mutua, y así es más fácil, porque nos respetamos mucho», comenta Nita.

Y la fórmula funciona fuera: después de la cita de Madrid, el grupo ya tiene salidas previstas a París (17 de enero), Bruselas, Ámsterdam, Rotterdam, Hannover, Argel y Sofía durante todo el próximo mes. «Hacemos música de raíz anglosajona, con funky, ''groove'' negro y el rock, pero cuando Nita sale a cantar con el abanico y esa vena flamenca, se mete a todo el mundo en el bolsillo. De todas formas, en España hay ahora mucha cultura musical y las orejas están cada vez más abiertas», dice el productor y Dj.

Hablando de geografía, ellos siguen prefiriendo Córdoba para vivir y recargar la fórmula de energía del sur. «Hoy puedes hacer música desde donde quieras, no hay que vivir donde está la industria», señalan. Un asunto que la pareja trata en «City», el primer corte del disco. «Sí, habla de estar cansado y agobiado de la gran ciudad. Nuestro proyecto empezó en Madrid, pero nos fuimos a Córdoba. Pero, eso sí, si hay que volver, volvemos...».

- Cuándo: mañana, 21:00 horas. - Dónde: Sala La Riviera. Paseo de la Virgen del Puerto s/n. Madrid. - Cuánto: 16,60 euros.

¿Flamenco? mejor no

Nita tiene una voz polivalente que sirve para llegar muy arriba en una canción pop y para la sonoridad flamenca que fue su formación. Pero, al principio, Nita quería dejar atrás el flamenco para este proyecto y centrarse en el pop cantando en inglés. «Me convenció él. Yo no lo tenía muy claro», confiesa. Tomaron la decisión correcta, porque es el alma de su estilo. «Y es verdad que al principio era más forzado, pero ahora son las canciones las que nos pide si va algo en español o en inglés, y sale natural», apunta Nita.