España de Hierro

La Razón
La RazónLa Razón

La que se levanta como un toro bravo y se crece en el castigo. Así juega España. No pintaba bien el comienzo de este Mundial de Rusia tras la fulminante expulsión de Lopetegui... El fichaje del ya ex seleccionador nacional por el Real Madrid ponía en jaque al equipo español, a escasas horas del estreno con Portugal. Los medios de comunicación nos bombardeaban con cientos de noticias sobre los motivos de la destitución. Mientras tanto, Fernando Hierro tomaba las riendas de la Selección. Un escaso bagaje en los banquillos hacía dudar de su papel, antes del comienzo de una de las citas más esperadas en el fútbol mundial. Sin embargo, ahí estaba el caso de Zidane, que también saltó al primer equipo madridista con un breve currículum como míster. Y empezó el partido con el polémico penalti de Cristiano Ronaldo. Diego Costa por fin explotó y el espíritu de Luis Aragonés sobrevoló el estadio de Krasnodar. Mucho toque de balón, que recordó el famoso «tiquitaca» del Sabio de Hortaleza. Y Sergio Ramos, el «Pura Raza» de Camas, reinando en el césped, a pesar de encontrarse con un Ronaldo imparable, con un «hat trick» gracias al fallo bajo palos de David de Gea. No se rindió España en ningún momento. La duda está en saber si el equipo nacional debe continuar con el mismo portero, tras los goles encajados en este partido y en el anterior amistoso. Hierro ya dejó su casco de bombero para ponerse la gorra de capitán y tomar el timón del gran navío español. México daba ayer la sorpresa al ganar frente Alemania, vigentes campeones. Ojalá que nuestra forma de jugar nos devuelva el sobrenombre de «armada invencible» y eliminemos errores en los próximos partidos contra Irán y Marruecos.