Cataluña

Podemos apoya junto a los independentistas el acercamiento de los presos más vulnerables

Junto a ERC, JxCat, PNV, Bildu, Más País, CUP, BNG y Compromís piden adoptar “medidas alternativas a la privación de libertad” para garantizar el derecho a la salud de los presos ante el Covid-19

Imagen capturada de la cuenta oficial de Òmnium Cultural de Twitter de los siete dirigentes independentistas presos en la cárcel de Lledoners (Barcelona), (de izda. a dcha) Jordi Sànchez, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquim Forn, Jordi Cuixart, Josep Rull y Raül Romeva. Los siete dirigentes han exhibido unidad en una fotografía realizada en el interior del centro penitenciario, mientras preparan acciones de protesta que, en algún caso, podrían incluir una huelga de hambre. EFE ***SÓLO USO EDITORIAL***
Imagen capturada de la cuenta oficial de Òmnium Cultural de Twitter de los siete dirigentes independentistas presos en la cárcel de Lledoners (Barcelona), (de izda. a dcha) Jordi Sànchez, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquim Forn, Jordi Cuixart, Josep Rull y Raül Romeva. Los siete dirigentes han exhibido unidad en una fotografía realizada en el interior del centro penitenciario, mientras preparan acciones de protesta que, en algún caso, podrían incluir una huelga de hambre. EFE ***SÓLO USO EDITORIAL*** EFE

Uno de los partidos del gobierno de coalición de Pedro Sánchez, Unidas Podemos, apoya el manifiesto impulsado por los partidos nacionalistas e independentistas que urge al Gobierno a excarcelar a los presos enfermos o de avanzada edad o los que se sitúan en situación de vulnerabilidad ante la pandemia del coronavirus. Bajo el título “Por el respeto a los derechos de las personas privadas de libertad”, Unidas Podemos suma su firma a otras ocho formaciones nacionalistas e independentistas, ERC, JxCat, PNV, Bildu, Más País, CUP, BNG y Compromís.

Los partidos firmantes subrayan que la crisis sanitaria está teniendo un impacto “muy fuerte” en las cárceles y reclaman medidas “alternativas a la privación de libertad” para garantizar el derecho a la salud de los presos. Plantean la posibilidad de excarcelar a los internos más vulnerables o de acercarlos a sus lugares de procendencia.

Independentistas y nacionalistas apelan a que la OMS o el Consejo de Europa urgen medidas específicas para los presos ante la pandemia y subrayan la necesidad de poner en marcha un plan “más exigente” para que los presos permanezcan “en espacios más saludables y en condiciones de atención y cuidado más profilácticas y adecuadas”. A su juicio, todas ellas son medidas encaminadas a “evitar la propagación del virus en los centros penitenciarios, aliviar los escasos recursos sanitarios y disminuir la tensión en las prisiones, a la par de reforzar el arraigo familiar y social de estas personas con su entorno”.

Estas medidas deberían ser adoptadas -defienden- “sin excepcionalidad de ningún tipo derivado de la tipología o gravedad del delito” a todos aquellos presos que hayan cumplido las tres cuartas partes de la condena, no presenten alto riesgo de reincidencia, tengan un pronóstico favorable a la reinserción social y cuenten con recursos familiares o de su entorno para someterse al confinamiento “en los mismos términos que el resto de la sociedad”.

En este sentido, los nueve presos independentistas no cumplirían con los criterios marcados en el documento ya que ninguno ha superado aún las tres cuartas parte de la condena. Eso no quita que la Generalitat -que tiene competencias penitenciarias- haya intentado forzar el marco legal para permitirles que pasaran el confinamiento en sus casas, pero, finalmente, las juntas de tratamiento de los centros penitenciarios lo descartaron. Los presos están clasificados en segundo grado y la mayoría aún no han cumplido la cuarta parte de la condena -que oscila entre los 9 y 13 años de prisión-.

Asimismo, los partidos firmantes también piden la coordinación entre Sanidad, Justicia e Interior para generalizar las medidas de protección, examen de síntomas preventivo y diagnóstico rápido de personas en prisión, derivándolas inmediatamente a centros hospitalarios a quienes presenten síntomas o den positivo en coronavirus. También reclaman que, mientras dure la crisis sanitaria, los reclusos gocen de información actualizada y accesible sobre la evolución del virus. Consideran también que conviene extender la comunicación no presencial entre internos y familiares, y que las llamadas telefónicas sean gratuitas y se pueda ampliar el servicio a las videollamadas, más allá de las actuales por enfermedad o urgencia familiar.

En cuanto a la fase de la desescalada, solicitan al Gobierno que se tenga “igualmente en cuenta” a las personas privadas de libertad y se “aceleren” las decisiones encaminadas a que las personas presas “retomen las comunicaciones directas con sus familias y abogados”. Abogan también por dar “los pasos necesarios” para proceder al acercamiento generalizado a prisiones cercanas a sus domicilios de todos los presos que lo soliciten. El acercamiento, respaldan, debería iniciarse con los reclusos más alejados de sus domicilios y con los padres y madres de hijos menores.

El manifiesto está firmado por los portavoces de estos grupos parlamentarios y, según fuentes de Podemos, por el presidente del grupo confederal y portavoz de la En Comú Podem, Jaume Asens. De hecho, no sorprende que Asens figure en este tipo de iniciativas ya que nunca ha ocultado su cercanía y apoyo a la causa independentista: su férrea defensa del referéndum ilegal del 1-O o su posterior asesoramiento a Carles Puigdemont en su fuga a Bélgica dan buena fe de ello. “Que Carles Puigdemont se defienda desde Bruselas es una buena idea. Internacionaliza el conflicto. Los ojos de Europa miran ahora a España”, aseguró en noviembre de 2017, en medio del tsunami político causado por el referéndum ilegal y la declaración de independencia en Cataluña. La sintonía con los presos independentistas le ha permitido también hacer de enlace entre Pablo Iglesias y Oriol Junqueras.