Illa estudia la forma de intervenir sanitariamente Madrid

El Gobierno ya ha advertido a la Comunidad que debe tomar el control de la pandemia y revisar sus medidas. Sanidad trabaja con el escenario de tener que tomar el control para frenar los contagios

El Gobierno trabaja ya con la idea de intervenir sanitariamente Madrid. El ministerio de Sanidad estudia la forma de tomar el control en la Comunidad de Madrid si la presidenta regional no ofrece medidas más contundentes para frenar la pandemia. Se prevé un plazo corto para ello, pues el martes el Gobierno se reúne en el Consejo de Ministros, y de no apreciar en el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso medidas contundentes para confinar a la población, podrían activar el botón rojo.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya había advertido esta mañana en rueda de prensa a la Comunidad de Madrid que "es tiempo de actuar con determinación para tomar el control de la pandemia en Madrid”. Daba a entender así que era la Comunidad quien debía gestionar la situación sanitaria en la región, sin embargo, el Ejecutivo ya está trabajando con la idea, según informa el Periódico de Cataluña, citando fuentes de Moncloa, de la posibilidad de intervenir la Comunidad. De momento, el departamento de Sanidad se encuentra a la espera para ver los pasos que de en los próximos días la Comunidad, con el fin de que amplíe el confinamiento a toda la capital.

Sanidad cuenta con varias herramientas a las que acudir para conseguir la intervención de la Comunidad para ocuparse personalmente del avance de la pandemia. puede aplicar la Ley General de Salud Pública de 2011, donde en su artículo 52.3 se refleja que el Gobierno puede adoptar "cuantas medidas de intervención especial en materia de salud pública resulten precisas por razones sanitarias de urgencia o necesidad o ante circunstancias de carácter extraordinario que representen riesgo evidente para la salud de la población, y siempre que la evidencia científica disponible así lo acredite”. También puede intervenir por la vía de la Ley Orgánica de Medidas Especiales de Salud Pública de 1986, que permitiría aplicar medidas de restricción de la movilidad. Otra de las opciones sería la de aplicar el estado de alarma, pero para ello, debe acudir a pedir el permiso del Congreso de los Diputados, un escenario del que el Ejecutivo trata, en principio, de alejarse para evitar, de nuevo, la batalla política que sucedió en marzo para negociar las prórrogas del estado de alarma.