Luis Santamaría, portavoz de Justicia del PP en el Congreso: «La reforma para cambiar la elección del CGPJ es propia de las dictaduras»

«Sería meter un Caballo de Troya en el Consejo pactar con un Podemos que cuestiona principios básicos» de la CE

Luis Santamaría, portavoz de Justicia del PP en Congreso, no aventura una fácil renovación del Consejo General del Poder Judicial. Critica con dureza la pretensión del Gobierno de reformar la Ley para la elección del Poder Judicial y acusa a un «sector» de la Fiscalía Anticorrupción de actuar «en connivencia» con algún partido político, en clara referencia a Podemos.

-¿Qué le parece que el CGPJ realizara los nombramientos del Tribunal Supremo cuando desde el Gobierno se había pedido que los dejara en stand by hasta la renovación?

–El Consejo debe continuar con sus funciones y si debe proceder a cubrir vacantes debe hacerlo y no debe dejar de cumplir con sus obligaciones. Hay que respetar lo que ha hecho el CGPJ y mientras no se produzca la renovación debe continuar ejerciendo sus funciones.

–Pedro Sánchez ha anunciado que modificará la Ley para la elección de vocales si el PP no pacta la renovación del Consejo

–Eso es más propio de las dictaduras que de las democracias: como no logro alcanzar los acuerdos y consensos necesarios para la renovación de los órganos constitucionales, pues cambio las reglas del juego. Ese es el mensaje. La obligación de renovar el Consejo no es sólo del PP, sino que es algo que la Constitución impone a todas las fuerzas políticas, y, por tanto, el PSOE es el máximo responsable de ser capaz de alcanzar ese consenso. Lo que no se puede hacer es cambiar las reglas del juego cuando el PSOE es incapaz de alcanzar esos acuerdos y consensos. Es un paso más en la degradación de las instituciones.

–En todo caso, ¿no le parece una anomalía que el actual Consejo lleve casi dos años en funciones, sin renovar?

–El PP tiene unas obligaciones constitucionales que están por encima de cualquier otra: garantizar la independencia judicial, trabajar para mejorar el servicio público de Justicia, luchar para que no haya espacios de impunidad y defender el marco constitucional. ¿Cómo podemos afrontar el proceso de renovar el CGPJ cuando Dolores Delgado está como fiscal general del Estado y se ha rechazado modificar la ley para cambiar el método de elección del fiscal general? O cuando se habla de modificar los delitos de rebelión y sedición y cuando una parte del Gobierno –Podemos– está atacando a un concepto básico de este país: La Monarquía Parlamentaria, que es la forma de Estado que nos dimos los españoles cuando aprobamos la Constitución

–Parece que lo que viene a decir es que no habrá acuerdo si Podemos tiene vocales en el próximo Consejo

–El PP lo que quiere es un Consejo independiente y comprometido con la independencia del marco constitucional, con la independencia del Poder Judicial y con la no existencia de marcos de impunidad para nadie, y que los partidos que estén detrás de esa renovación sean partidos que defiendan el marco constitucional y defiendan los principios anteriores. Y esto es imposible hoy en día. Otra cosa sería hacer que entrase un caballo de Troya –en el CGPJ– para que destruya la institución desde dentro.. Tenemos que preservar el sistema constitucional que juramos o prometimos defender.

–Insisto. ¿Con Podemos será difícil abordar la renovación del CGPJ?

–Con un Podemos que cuestiona los principios básicos de nuestro sistema constitucional y el marco de convivencia que nos dimos es prácticamente imposible abordar nada, no sólo la renovación del CGPJ

–El PP propone la elección directa por jueces y magistrados de los vocales de extracción judicial. ¿Por qué no lo hizo cuando tuvo mayoría absoluta y propició una reforma legislativa en ese sentido y era algo que llevaba en su programa electoral?

–Lo que el PP quiere es que en el CGPJ estén los mejores, elegido por los jueces, pero los mejores. La verdad es que nunca ha habido una voluntad de la izquierda para reformar el sistema de elección en la medida que ha hecho el PP. Estamos hablando de una de las instituciones básicas del Estado y donde hay que buscar los máximos consensos, no las mayorías, porque de lo que se trata es de buscar un sistema que convenza y permita la convivencia, no de hacer una imposición como pretende hacer el Gobierno.

–¿Qué le parecieron las acusaciones del teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas, a los fiscales de Sala Consuelo Madrigal y Fidel Cadena de intentar «presionarle» en su dictamen sobre las querellas contra el Gobierno por la gestión de Covid?

–Fueron unas acusaciones gravísimas que deberían haber merecido una condena por parte de la fiscal general del Estado. La sombra de su elección se extiende ya a toda la Fiscalía y se está transformando la misma, a una parte de la Fiscalía, en una institución al servicio de parte, cuando tiene que ser neutral e imparcial.

–¿Y ahora mismo no lo es?

–Creo que se está intentando manipular y asaltar la Fiscalía –por parte del Gobierno–, y la prueba está en las declaraciones del fiscal Navajas cuando habla de «compañeros contaminados ideológicamente»

–La Fiscalía Anticorrupción también ha sido puesta en entredicho últimamente. ¿Qué opinión le merece la actuación de la misma?

–Algunos fiscales de la Fiscalía Anticorrupción está actuando en connivencia con algún partido político, con Podemos, y no se ha producido ninguna actuación disciplinaria y eso atenta contra la neutralidad e imparcialidad con que debe actuar la Fiscalía. Así lo hemos visto con lo del fiscal Stampa, porque han salido grabaciones donde lo reconocen hasta los del partido político, no lo dice el PP.