Puigdemont pedirá mañana el rechazo del suplicatorio ante la Eurocámara

El levantamiento de la inmunidad reactivaría la euroorden

El ex presidente de la Generalitat en un acto de partido
El ex presidente de la Generalitat en un acto de partidoServicio Ilustrado (Automático) CONSELL PER LA REPÚBLICA

El ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, comparecerá mañana a puerta cerrada ante la comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara que debe decidir sobre el posible levantamiento de su inmunidad parlamentaria, tras haber ocupado su escaño en el hemiciclo europeo. El dirigente independentista solicitó en el mes de diciembre un aplazamiento y no se espera una decisión definitiva hasta, al menos, los meses de marzo o abril, lo que supone que el veredicto de la Eurocámara será posterior a la celebración de las elecciones en Cataluña.

Si el Parlamento Europeo acaba votando a favor del levantamiento de la inmunidad, Puigdemont seguiría siendo eurodiputado pero se reanudaría la solicitud de euroorden realizada por los tribunales españoles a la justicia belga. La semana pasada, Bélgica denegó de manera definitiva la extradición del exconseller Lluís Puig al considerar que el Tribunal Supremo español no es competente para realizar esta petición, sin llegar a valorar la equivalencia de delitos por los cargos imputados a Puig. Tras este fallo, el equipo de la defensa de Puigdemont confía en que los tribunales belgas se pronuncien de manera similar, si finalmente la inmunidad parlamentaria es levantada.

La comisión de Asuntos Jurídicos también examinará los expedientes de los ex consellers Toni Comín y Clara Ponsatí. Los tres podrán intervenir por videoconferencia, debido a las medidas de seguridad impuestas por el coronavirus o de manera presencial. Estas comparecencias serán a puerta cerrada y su contenido no puede ser grabado ni divulgado. Los tres podrán estar acompañados por un representante legal que, sin embargo, no podrá intervenir durante la sesión. Cada uno de los eurodiputados podrá esgrimir sus argumentos durante 15 minutos y después contestarán una ronda de preguntas de los eurodiputados de la comisión parlamentaria.

Estas intervenciones servirán para que el ponente, el conservador búlgaro Angel Dzhambazki, redacte un informe a favor o en contra del levantamiento de la inmunidad que posteriormente debe ser votado por esta comisión parlamentaria antes de la decisión definitiva en sesión plenaria. La Eurocámara puede denegar el suplicatorio si está originado por las opiniones o votos del eurodiputado en el ejercicio de sus funciones o si el levantamiento de la inmunidad tiene como objetivo perjudicar la actividad política del afectado.