Pujol augura la victoria de Illa y la derrota de JxCat en las elecciones catalanas

El ex presidente considera un error de Puigdemont haber prescindido del PDeCAT y Artur Mas llama al voto útil para evitar un “tercer tripartito” de ERC, PSC y los Comunes

El ex presidente de la Generalitat y de CiU, Artur Mas, abraza al ex presidente Jordi Pujol
El ex presidente de la Generalitat y de CiU, Artur Mas, abraza al ex presidente Jordi Pujol

El ex presidente de la Generalitat Artur Mas ha pedido este lunes votar al PDeCAT en las elecciones catalanas del 14 de febrero como voto útil para evitar “un tercer tripartito” entre ERC, PSC y Comunes. Mas ha advertido de la “amenaza real” de que haya un tripartito y ha defendido la necesidad de evitar que el PSC presida o esté presente en el Govern, ya que cree que el ministro de Sanidad y candidato socialista, Salvador Illa, no puede ser presidente cuando apoyó a aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

“Un partido que en el momento clave de 2017 decidió ponerse al lado del PP para cargarse la autonomía de Cataluña”, ha recriminado al ex presidente de la Generalitat, obviando que el mismo gobernó desde 2010 a 2012 con un pacto con el Partido Popular. Asimismo, Mas ha afirmado que afronta estas elecciones con “la cabeza clara pero el corazón roto” porque apoya de manera clara al PDeCAT pero lamenta la ruptura de la formación con JxCat. El ex presidente catalán se ha volcado en la campaña apostando por el PDeCAT, para que tenga la clave de la gobernabilidad de Cataluña, en vez de que la tenga la CUP, y considera que, si obtiene un buen resultado, puede ser un “factor de equilibrio” para la mayoría independentista y la relación entre JxCat y ERC, por lo que insiste en que es un voto útil el 14-F.

Estas declaraciones de Artur Mas se enmarcan en el “momentum” en el que está la antigua Convergència i Unió. El PDeCAT está fuera del Parlament en todas las encuestas y en los antiguos dirigentes de la formación se ha instalado la idea de derrota no solo del PDeCAT, sino también de Junts per Catalunya. Según ha podido saber LA RAZÓN, Jordi Pujol ha transmitido a su núcleo más cercano que Junts per Catalunya perderá las elecciones porque no ha integrado al PDeCAT. El ex presidente catalán considera un error de Puigdemont el haber prescindido de su antiguo partido lo que le va a llevar a la derrota de forma irremisible.

Pujol no solo reconoce que Junts será castigado, sino que Salvador Illa, el PSC ganará las elecciones. Pujol esgrime un paralelismo. En 1980 “se hubieran perdido las elecciones si Convergència no hubiera incluido a Unió. No era una cuestión de matemática electoral, era una cuestión de mensaje, el nacionalismo se presentaba unido, lo que le llevó a llevarse una buena parte del voto útil”. En estas elecciones, el espacio de CiU se ha fragmentado en tres. Junts per Catalunya, el PDeCAT y el Partido Nacionalista de Catalunya de Marta Pascal.