Puigdemont podrá ser detenido si el Parlamento Europeo le quita la inmunidad: la euroorden se reactiva de forma automática

El expresidente prófugo catalán no tiene muchas esperanzas: “Sabemos sumar y restar”

El eurodiputado de JxCat y expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante una rueda de prensa en la que ha asegurado que no da por perdido el voto sobre el levantamiento de su inmunidad ante el Parlamento Europeo
El eurodiputado de JxCat y expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante una rueda de prensa en la que ha asegurado que no da por perdido el voto sobre el levantamiento de su inmunidad ante el Parlamento EuropeoOLIVIER HOSLETEFE

Después de que la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara votara este martes a favor del levantamiento de su inmunidad parlamentaria, el ex president de la Generalitat Carles Puigdemont va preparando el terreno. «Jamás hemos dado ninguna batalla por perdida. Tampoco la del plenario, aunque obviamente sabemos sumar y restar», explicó ayer el político independentista en una rueda de prensa conjunta junto a Toni Comín y Clara Ponsatí, también en la misma situación.

Se espera que el paso dado por la comisión parlamentaria sea refrendado en la sesión plenaria de la semana del 8 de marzo. Si esto sucede, se espera que el levantamiento de la inmunidad será inmediato. Pese a que cada voto de los 705 eurodiputados cuenta, todo indica que los números se inclinan en contra de los prófugos políticos independentistas. A pesar de esto, Puigdemont no se da por vencido y piensa aprovechar estas semanas para volver a emprender una campaña de descrédito sobre la independencia del sistema judicial español. «El Parlamento Europeo tendrá que decidir si acepta esta presión española y permite el encarcelamiento de disidentes políticos», aseguró al respecto.

Si el pleno Parlamento Europeo acaba votando a favor del levantamiento de la inmunidad, Puigdemont seguiría siendo eurodiputado, pero se reanudaría la solicitud de euroorden realizada por las autoridades españolas a la justicia belga. El ex presidente tan sólo perdería su escaño, si la entrega acaba realizándose.

En concreto, según señalaron a LA RAZÓN fuentes jurídicas, si la decisión del Parlamento europeo es contraria a los intereses de Puigdemont, «se reactiva de forma inmediata» la euroorden que estaba» acordada por el magistrado Pablo Llarena desde octubre de 2019, una vez que se conoció la sentencia del Tribunal Supremo. Junto a esa decisión, acordaba la detención e ingreso en prisión de Puigdemont.

En este sentido, la propia decisión Marco de la Unión Europea establece que la tramitación de una euroorden entra en suspenso cuando alguien tiene una inmunidad, como sucedió con Puigdemont tras ser elegido eurodiputado. Sin embargo, la euroorden que afecta al expresidente catalán se dictó se dictó antes de que fuera nombrado los miembros del Parlamento Europeo, y cuando ello sucedió quedó automáticamente en suspenso.

Ahora, si no hay sorpresa de última, en el mismo momento en que el Parlamento Europeo le levanta la inmunidad, «se reactiva automáticamente» y volverá a estar en vigor la orden de detención e ingreso en prisión.

Un as en la manga

En este escenario, los políticos independentistas se guardan un as en la manga y están dispuestos a recurrir ante el Tribunal de Justicia de la UE para que imponga medidas cautelares y no vuelva a tramitarse la euroorden. La corte europea ya se pronunció a favor de los eurodiputados cuándo amparó su derecho a ocupar su escaño.

En el mes de enero, Bélgica denegó de manera definitiva la extradición del exconseller Lluís Puig al considerar que el Tribunal Supremo español no es competente para realizar esta petición, sin llegar a valorar la equivalencia de delitos por los cargos imputados. Los abogados de Puigdemont confían en que los tribunales belgas vuelvan a dictaminar en contra de la solicitud del Tribunal Supremo.