Sánchez acusa al PP de “negacionismo político”, pero buscará su apoyo a la reforma laboral

El presidente evita respaldar a Garzón y asegura que “lamenta muchísimo la polémica” porque “no se compadece” con la acción del Ejecutivo con el sector primario

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en el primer acto electoral del PSOE en Castilla y León (Palencia)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en el primer acto electoral del PSOE en Castilla y León (Palencia) FOTO: Photogenic/Claudia Alba Europa Press

El Gobierno vuelve del descanso navideño con una prioridad: concitar los apoyos suficientes para convalidar en el Congreso de los Diputados la reforma laboral. El acuerdo tripartito con sindicatos y empresarios fue, junto con los Presupuestos, uno de los broches de 2021, pero quedó inmediatamente deslucido por la falta de aval de la oposición, que no hace suyo el esfuerzo que ha costado alumbrar el pacto. Con este asunto en el centro, el presidente del Gobierno se reunirá esta mañana con el equipo económico del PSOE para abordar el estado de la situación. Se prevé que la reforma llegue al Parlamento a finales de este mes y todavía no le dan nos números para sacarla adelante.

En Moncloa están dispuestos a sondear todos los frentes y el propio Pedro Sánchez defiende que exista un contacto con el PP para buscar su abstención. Esta actitud contrasta con la opinión que el presidente del Gobierno tiene del principal partido de la oposición, al que, en una entrevista en la Cadena Ser acusó de abonarse al “negacionismo político”, porque “se opone a cualquier avance o conquista, aunque venga avalado por los sindicatos y los empresarios”. En Moncloa molesta que Pablo Casado se haya opuesto a la reforma laboral antes siquiera de leerla.

El discurso del presidente no aportó ninguna novedad sobre el que ya hiciera de balance de fin de año. En el Gobierno consideran que es “un buen decreto ley” que viene avalado por el “sentido de Estado” que han mostrado los agentes sociales. “Esta no es la reforma laboral que el Gobierno hubiera hecho. Ni la patronal ni los sindicatos. Todos hemos tenido que ceder”, ha reconocido. Como tal, piensa que es de “sentido común” que se refrende en las Cortes, a pesar de que ni sus socios del PP están, por ahora, dispuestos a ello. Sin embargo, los únicos ataques los ha dirigido hacia los populares a quienes ha acusado de “anteponer el interés particular al general”.

En el tono de Sánchez hay un reproche continuo al PP, a quien también advirtió de que no “se dejará arrastrar al barro” por las “descalificaciones políticas y personales” que escucha cada miércoles en la sesión de control al Gobierno. El presidente ha reconocido en la entrevista que estos años han sido un “tiempo muy duro en lo personal”. “Cada vez que voy al Congreso y me encuentro con el nivel de la oposición, no puedo desfallecer, no me puedo desanimar, España se merece mucho más”, ha destacado.

Sánchez ha reconocido que existen contactos con el PP para avanzar en la renovación del Consejo General del Poder Judicial, aunque no exista confianza en que se pueda lograr en el corto plazo. El jefe del Ejecutivo ha reivindicado que “cuando la derecha de este país ha querido desbloquear órganos tan importantes como el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, la Agencia de Protección de Datos o el Defensor del Pueblo lo hemos hecho. El problema es una oposición negacionista que niega cualquier avance y niega lo más evidente, la propia legitimidad de este Gobierno”.

Evita respaldar a Garzón

Sánchez ha asegurado que “lamenta muchísimo toda esta polémica”, porque además de producir una “carne de extraordinaria calidad”, “no se compadece con lo que está haciendo el Gobierno con el sector primario”. El presidente ha evitado respaldar al ministro de Consumo y revelar si ha hablado con él sobre esta circunstancia. “Más allá de las palabras, el Gobierno se expresa en el BOE y su relación con el sector primario”, ha dicho el presidente.

El presidente ha asegurado que tiene “muy buena relación” con Yolanda Díaz y con los ministros de Podemos. Ha reconocido que le gustaría que hubiera “menos decibelios”, pero ha señalado que “solo tiene palabras de agradecimiento para mis ministros”. En una entrevista anterior, Sánchez se felicitó de que Díaz pudiera agrupar al espacio a la izquierda del PSOE, ahora, se muestra mucho más cauto y únicamente “desea” que Podemos salga “fortalecido” con el liderazgo de Yolanda Díaz.