Muere Luis Roldán, ex director general de la Guardia Civil

Fallecía esta madrugada, a los 78 años, en el hospital San Juan de Dios de Zaragoza, donde permanecía hospitalizado

El exdirector general de la Guardia Civil, Luis Roldán, ha fallecido esta noche en el hospital de San Juan de Dios de Zaragoza tras permanecer ingresado hace varias semanas y apenas dos meses después de que muriese su actual mujer. Está previsto que sea incinerado mañana en el Tanatorio de Torrero, según ha informado el Heraldo de Aragón.

Nacido en Zaragoza en 1943, Roldán se afilió al partido socialista en 1976. Ejerció como delegado del Gobierno en Navarra entre 1982 y 1986 y posteriormente fue nombrado director general de la Guardia Civil, puesto que aprovechó para su enriquecimiento ilícito. Al iniciarse las diligencias judiciales por sus actividades delictivas, Luis Roldán se fugó de España en 1994 para entregarse un año después en el aeropuerto de Bangkok. Entre 1996 y 1998 fue juzgado ante un tribunal de Madrid. Fue condenado a 28 años de cárcel por malversación, cohecho, fraude fiscal y estafa, condena que el Tribunal Supremo incrementó a 31 años.

Estuvo desde febrero de 1995 en la cárcel femenina de Brieva. En 2005, la Audiencia de Madrid le permitió salir de la cárcel para trabajar, en un régimen intermedio entre el segundo y el tercer grado. Quedó en libertad el 19 de marzo de 2010.

Hitos en la lucha antiterrorista

Como máximo responsable de la Guardia Civil, Luis Roldán cosechó algunos éxitos que supusieron un hito en la lucha antiterrorista, como la desarticulación, en 1992, de la cúpula de ETA en Bidart (Francia) o la detención, en 1990, en Sevilla, de Henri Parot, miembro del comando itinerante.

Entre los momentos más difíciles, hay que hablar de la muerte en 1990 de dos etarras, que se suicidaron al verse acorralados en la Foz de Lumbier (Navarra). Este hecho provocó un cúmulo de críticas y dudas sobre la actuación de los agentes.

Historial judicial

El 26 de febrero de 1998, cuatro años después del comienzo del escándalo, Roldán fue sentenciado a 28 años de cárcel por los delitos de malversación, estafa, cohecho y cinco delitos contra la hacienda pública. El tribunal, que estimó su patrimonio en unos 1.700 millones de pesetas, consideró probado que “amparado en su cargo público”, se apropió de fondos reservados, exigió comisiones por obras y defraudó a la hacienda pública, señala Efe.

La Audiencia Provincial de Madrid le impuso además una multa de 1.600 millones de pesetas (9.616.000 euros) y le condenó al pago de dos indemnizaciones al Estado por valor de 578 millones (3.473.000 euros) por un delito continuado de malversación de caudales públicos y 957 millones de pesetas (5.751.000 euros) por cinco delitos contra la hacienda pública.

Un año después el Tribunal Supremo aumentó de 28 a 31 años de cárcel la pena impuesta al añadir el delito continuado de falsedad en documento mercantil.

Estancia en prisión

Tras diez años en prisión, en 2005 la Audiencia Provincial de Madrid le dio permiso para salir diariamente de la prisión para trabajar y disfrutar de salidas de fin de semana alternas, una de cada dos. Fue trasladado a su ciudad natal donde, durante el día trabajaba en una agencia de seguros y por la noche dormía en el CIS Las Trece Rosas.

Tras 15 años de cumplimiento efectivo de la pena, en marzo de 2010 quedó en libertad habiendo satisfecho poco más de 1,6 millones de los 19 millones de euros que adeudaba entonces al Estado. Desde entonces, siempre ha residido en Zaragoza.