Casi la mitad del independentismo se siente engañado por los partidos

División en la calle: casi la mitad de los independentistas, el 47,1%, se considera traicionado por los políticos después de prometer la ruptura con España y no cumplir

Independentismo en Cataluña NC Report
Independentismo en Cataluña NC Report FOTO: T. Nieto

El independentismo social anda muy decepcionado y cada vez más desanimado, como han ido reflejando las últimas manifestaciones, cada vez menos concurridas y, en muchas ocasiones, llenas de protestas dirigidas a sus propios representantes políticos. Y es que cinco años después del referéndum ilegal del 1-O, que el Govern de Carles Puigdemont se comprometió a aplicar, el «procés» ha quedado reducido a una guerra fratricida entre los dos principales partidos (ERC y JxCat) y no se ha dado ni un solo paso rumbo a la independencia. Eso se ha traducido en un enorme malestar de los simpatizantes separatistas: como recoge una encuesta de NC Report para LA RAZÓN, un 47,1% se considera engañado por los partidos secesionistas.

Es decir, casi la mitad. Un 44,2% asegura que no se siente engañado. Yendo al detalle, esa decepción es, sobre todo, mucho más acusada entre el electorado de los partidos más radicales: así, un 57,6% de los votantes de la CUP aseguran sentirse engañados y un 52,6% de los de JxCat, también, según la encuesta elaborada entre el 27 y el 30 de septiembre con 1.000 entrevistas. Entre los electores de ERC esa cifra se reduce a un 39%: hay que tener en cuenta también que los republicanos han sido los defensores de moderar el desafío al Estado y apostar por una vía dialogada desde las semanas posteriores al 1-O.

En todo caso, a pesar de que el independentismo esté ahora en sus horas más bajas, entre el conjunto de los españoles no se baja la guardia. Así, un 58,9% de los encuestados cree que el independentismo volverá a lanzar un nuevo desafío en los próximos cinco años: de momento, cabe decir que el separatismo ha aparcado las hojas de ruta y los calendarios, salvo la propuesta de la CUP para celebrar un referéndum antes del 2025, que, ahora mismo, parece inviable (JxCat tampoco quiere volver a la pantalla del referéndum porque considera el 1-O válido y quiere desplegar la independencia).

Independentismo encuesta NC Report
Independentismo encuesta NC Report FOTO: T. Nieto

Eso sí, según los encuestados, tampoco lo tendrá fácil porque detectan un claro debilitamiento del independentismo: tan solo un 9% considera que tiene ahora más fuerza que en 2017; un 80,5% considera que tiene igual o menor fuerza que entonces. Y el separatismo tampoco podrá lograr aliados más allá de Cataluña: un 74,8% de los españoles rechaza la celebración de un referéndum. Si bien, el dato más significativo es de los electores de Podemos: hasta un 50% lo apoya. En el caso de los votantes del PSOE, se queda en el 15,7%.

Han pasado cinco años del 1-O, pero las consecuencias de aquel terremoto político continúan sintiéndose. Así, la economía catalana se ha deteriorado mucho, como refleja el PIB (ya por detrás de la Comunidad de Madrid desde 2018, un adelantamiento histórico) y la salida de miles de empresas, y eso también lo constatan los encuestados: un 69,7% asegura que la economía catalana ha empeorado (entre ellos, un 67,3% de los votantes de Podemos). También la situación política ha empeorado: así lo considera un 63,2% de los encuestados (un 9,5% cree que está igual). Y lo cierto es que solo basta ver lo que se ha legislado en los últimos años en el Parlament para comprobarlo: pocas leyes y tan solo los presupuestos de 2022 se aprobaron en tiempo y forma.

La división sigue creciendo, sobre todo, en el seno del independentismo, lo que imposibilita a Cataluña salir del desgobierno que ha reinado durante la última década. El PSC busca abrir una brecha en la dinámica de bloques ofreciendo pactos a Esquerra, pero tampoco parece sencillo porque los republicanos quieren evitar fotos con los socialistas porque tienen electorado fronterizo y compiten por el poder tanto a nivel autonómico como municipal.

Esa rivalidad entre socialistas y republicanos en Cataluña contrasta con la relación a nivel gubernamental entre Generalitat y Estado. Ahí, sí es más fluida (con sus altibajos) y ha alumbrado una mesa de diálogo que, de momento, no arroja resultados, aunque para el 56,9% los españoles consultados sí que acabará en concesiones del Gobierno al independentismo. Tan solo un 25,9% cree que no. Entre electorados, el 79,9% de los de Vox y el 72,7% de los del PP consideran que sí, mientras que algo menos de la mitad de los del PSOE y de Podemos creen que no.

Independentismo encuesta NC Report
Independentismo encuesta NC Report FOTO: T. Nieto

Bien es cierto que ahora mismo la principal concesión que ha habido del Gobierno al independentismo han sido los indultos que han liberado a los presos condenados por sedición. En este sentido, un 66% considera que no han mejorado ni el clima social ni político de Cataluña: tan solo los votantes de Podemos creen mayoritariamente que sí (un 58,7%), porque los del PSOE tampoco ven mejoría (un 60,9%).

Sin embargo, de la carpeta de los políticos con problemas con la Justicia, todavía queda por resolver el más espinoso de todos: Carles Puigdemont. Un 57,4% de los españoles consultados cree que no volverá a España y un 64,6% considera que no se le debería de indultar. Hay que tener en cuenta que Puigdemont podría ser entregado a España en los próximos meses y, por tanto, juzgado y condenado. En este caso, cabe reseñar que el electorado más favorable a «perdonar» al expresident es el del PSOE, aunque sin una cifra muy convincente: un 23,4% estaría a favor, mientras que un 73,4%, en contra.

En cualquier caso, la encuesta viene a confirmar el malestar del independentismo social con sus representantes políticos, que va acrecentándose y podría traducirse en un horizonte no muy lejano en un revés electoral para el nacionalismo, en el poder desde el regreso de la Democracia.